Sinmapa

12 instantáneas que inmortalizan momentos clave en mi 2016

La vida pasa rápido. Los viajes también. A veces entre correr a la puerta de embarque adecuada, buscar alojamiento en Medellín, bajar un volcán en una tabla a 50km/h sin matarme, liberar tortugas o escribir textos para mi web y para otros medios no encuentro el tiempo para detenerme y pensar, reflexionar o apreciar los pequeños grandes logros.

Hay recapitulaciones y balances que son necesarios para dotarlos del valor que se merecen y sentirse un poquito orgullosa -sobre todo porque tengo la mala tendencia a fijarme y “concentrarme” en todo aquello que no conseguí en vez de mirar lo que si he alcanzado- y seguir dándolo todo el siguiente año.

Estoy más que agradecida por el pasado 2016. Fue un año intenso y profundo en el que aprendí mucho, en el que seguí superando miedos y conseguí muchos de mis objetivos. Resumir 365 días y millones de experiencias y emociones en tan sólo 12 instantáneas no es fácil, pero creo que hubo algunas situaciones o momentos que han sobresalido entre el resto y aquí os lo dejo:

1. hacia adentro: aceptar, soltar y liberar

meditación vipassana india 2016

Comencé mi año 2016 con los beneficios que me trajo realizar un curso de meditación Vipassana en la ciudad de Shravasti, en India. Estos cursos pueden generar y movilizar muchas emociones y en ningún caso te dejarán volver a como eras antes de realizarlo. Para mi fue un gran reto, no sólo porque nunca antes había meditado ni había dejado de fumar, beber café y comer chocolate por tanto tiempo; sino porque ensimismarse durante 10 días y hurgar en lo más profundo de una tiene sus consecuencias emocionales. Una de mis mejores experiencias espirituales y ¡mentales!

2. DESTINOS MÁGICOS 

Templo Dorado Amritsar - 2016

Si viajar nos obliga a salir de la zona de confort, India directamente te descoloca, te vuelve patas arriba y te fuerza a re-entender el mundo. El país de la no-logica que a la vez tiene su coherencia y donde todo funciona a pesar de las apariencias, fue todo un reto para mi. Recorrer el vasto país durante casi 4 meses me transformó en muchos niveles y fue otro de mis grandes desafíos y objetivos cumplidos de 2016. Esta foto la tomé durante mi estadía en Amritsar.

3. VIAJAR “NACIONAL” TAMBIÉN ES VIAJAR

Tabarca 2016

Como muchos viajeros, casi siempre centro mis objetivos de viaje muy muy muy muy lejos de mi país de residencia: España. Da la sensación -a veces- que si una recorre su país eso no es considerado “un viaje” y a pesar de vivir en este gran país desde hace más de 7 años conozco muy poco -y lo digo avergonzada!-. Es por ello que conozco de pé a pá “Granada” en Nicaragua y aún no he visitado “Granada” en España (este es el momento en que la mitad del planeta me arroja piedras y me abuchea, lo sé! Este año sin falta me bajo a conocerla… es una PROMESA!). Por eso ya desde el 2016 comencé a organizar al menos dos o tres viajes por el país para ir descubriendo los rinconcitos más mágicos que nos ofrece España. La fotografía es de Tabarca, una pequeña isla frente a la ciudad de Alicante, perteneciente a la Comunidad Valenciana.

4. UN roadtrip a mis raíces

Finisterre 2016

Durante el 2016 tuve la suerte de poder realizar mi primer roadtrip por España y, como colofón de ese subidón de adrenalina que da dar rienda suelta por las autovías e ir desviándose para descubrir pueblecitos- tuve la oportunidad de visitar algunas de las ciudades o aldeas donde mis antepasados nacieron o vivieron. El viaje me llevó por Castilla y León y por Galicia y me emocioné hasta las lágrimas al conocer la casa donde vivieron mis abuelas y mi bisabuela materna. Como veréis el 2016 estuvo cargado de viajes hacia adentro, hacia afuera, hacia adelante pero también hacia atrás. Reconocerme y sentirme parte de estas comunidades autónomas a través de los lazos genéticos me enorgulleció y me hizo sentir más cerca a mi familia. Esta foto la tomé en Finisterre.

5. Superar miedos: Charla en las Jgv

Otro momento clave para mi fue la charla que di en las Jornadas de los Grandes Viajes (¡¡atentos que llegan las de 2017!! ). Quien me conoce sabe que soy tímida y que tengo terror y pavor de hablar en público… y ni mencionemos si lo tengo que hacer subida a un escenario con centenares de personas clavándome la mirada. Acepté a regañadientes y con taquicardia. Los días previos a la charla no pude dormir. Cuando finalmente el día llegó estuve a punto de salir corriendo minutos antes de que Pablo me anunciara en el escenario. Pero logré mantener la compostura, aceptar el reto y dar lo mejor de mi a pesar de los miedos. Para muchos no será gran cosa, pero para mi el haber logrado dar esa charla fue como haber subido el Everest… difícil, estremecedor y me quedé sin aliento. Pero qué gusto da luego, una vez terminada la charla, que la gente se acerque para decirte que les has inspirado o les has llegado de alguna forma. Eso lo compensa todo.

6. Lanzamiento de mi eBook 

Otro hito de mi 2016 fue el haber lanzado mi primer eBook dedicado a las mujeres viajeras, centrándome en uno de los aspectos que más asustan o pueden posponer -a veces eternamente- un viaje: la seguridad. Escribí este eBook basándome en mis años de experiencia viajera y está repleto de consejos prácticos, útiles y actualizados para ayudar a que otras mujeres aprendan a cuidarse y a eliminar miedos muchas veces infundados. Si lo quieres comprar pincha en este link. Además de llevarte esta guía completísima sobre seguridad en viaje estarás ayudándome a seguir en ruta! 🙂

7. mi buenos aires querida… con ojos de turista

Para muchos inmigrantes volver a la ciudad natal es volver a la familia y amigos, volver a la casa que nos vio crecer y a las calles en las que aprendimos a andar. Volver a Buenos Aires para mi siempre fue un “volver a ver a seres queridos” con poco tiempo para redescubrirla con ojos de turista. Desde hace casi 17 años que vivo fuera de Argentina y durante el 2016 me permití recorrerla con la curiosidad de quien la recorre por primera vez, visitando sitios emblemáticos e incluso turísticos para redescubrir que es una ciudad vibrante y ¡que me fascina! Esta foto fue tomada en el Paseo de la Historieta en capital federal, Buenos Aires.

8. la inmensidad Patagónica 

Pocos destinos de me han escabullido durante tanto tiempo como la Patagonia Argentina. Regresar a mi país siempre significó “un par de semanas de locura en Buenos Aires” en las que la máxima era juntarme a tomar mates y comer con amigas y familiares sin tener tiempo de recorrer la inmensidad del país. A diferencia de otros viajes, durante el 2016 me puse como objetivo escaparme de la caótica capital durante unos días para ir a descubrir lo que esconde el sur… y lo que vi me impresionó, me conmovió y me enamoró en un instante. Incluso desde el aire ya podía intuir esos sentimientos que luego afloraron frente a la grandeza de los paisajes patagónicos o la fuerza del Glaciar Perito Moreno.

9. Con sabor a café: Colombia

Durante mi viaje por parte de Sudamérica en 2015 una de las recomendaciones que más me hacían los viajeros de largo recorrido era “tienes que ir a Colombia, es espectacular”. Lo cierto es que en poco más de 3 meses apenas tenía tiempo para ver Ecuador, Perú y Bolivia por lo que para pasar “mal y rápido” por Colombia decidí dejarlo “para más adelante”. Lo que no sabía es que ese “más adelante” sería tan sólo un año después en lo que di a llamar #SinmapaxAmérica, un viaje que me llevó desde Colombia hasta Nicaragua. Más allá de los clásicos indiscutibles como “Cartagena de Indias” o el “Eje Cafetero”, la salsa y el café; Colombia me atrapó desde el minuto uno con su calidez, su colorido, sus tópicos y típicos y también con sus sorpresas. Colombia es una actitud y una osadía. Es calor humano lleno de sonrisas, de baile y de generosidad. Colombia es paisajes caribeños y pacíficos y también es ciudades coloniales y modernos rascacielos. Colombia es la amalgama de un país que mira para adelante e intenta superar heridas del pasado. Colombia fue mi primer destino de este #SinmapaxAmerica y me inspiró y me llegó al alma. Fue un sueño cumplido y una delicia recorrerlo. Esta foto la tomé dentro de la zona amurallada de Cartagena de Indias.

10. Sólo 365 paraísos sobre el mar caribe

Voy a confesar algo… tras visitar Panamá decreté de forma unidireccional y totalmente subjetiva que el país no está en mi lista de favoritos en Centroamérica. Quizá esta decisión sea injusta y esté teñida por una serie de malas experiencias que he tenido durante mi estadía y por una percepción y sensación que aún no logro quitarme de encima. Ya lo contaré todo en breves en el blog… pero sin embargo Panamá llego a esta lista por varios motivos: 1) Es la prueba fehaciente y clara de que a veces, tan sólo por “tener playas bonitas” basta para que la gente acuda a un país, 2) Tuve dos accidentes y los sobreviví, 3) Me sobrepuse -a duras penas- de una de las situaciones más dolorosas y rocambolescas de este viaje: ayudar a una chica alemana que violaron en Bocas del Toro 4) Intenté durante horas salvar a un perro atropellado por un coche mientras la gente no entendía por qué o cómo yo podía “darle tanta importancia” a la vida perruna y 5) De las malas experiencias también se aprende y también son parte del viaje. Salí de Panamá frustrada y llorando. Salí casi corriendo. Salí con ganas de irme. Salí y quizá deba regresar para darle una segunda oportunidad. Esta foto la tomé en una de las 365 islas del archipiélago de San Blas.

11. reencontrarse con la naturaleza más pura

Costa Rica había estado durante años y años y más años en mi lista de países que NECESITABA conocer. La promesa de selvas, playas, montañas y una vida silvestre opulenta me obsesionaron casi desde que empecé a leer sobre el país. Nunca me cuadraba en ningún viaje, hasta que en 2016 mi gran sueño se hizo una ansiada realidad: poner pie en el país de los Parques Naturales. Aunque no soy mucho de “trekkings”, si soy muy “animalera”… me encantan los bichitos de todos los tamaños y colores con algunas predilecciones como los osos perezosos, los tucanes o los mapaches. Costa Rica fue la concreción de un objetivo anhelado por muchos años. Esta foto es de un magnífico atardecer que pude catar en Manuel Antonio.

12. mi primera vez (x3) en El país de los volcanes

No había leido mucho sobre Nicaragua antes de embarcarme en este último viaje, por lo que cualquier situación o paisaje me iban a sorprender… pero nunca hubiera pensado cuánto me iba a sorprender para bien. Aunque en un principio no sabía qué esperar, empecé a hacerme una idea con los relatos que otros viajeros me narraban mientras recorríamos algún paisaje tropical o hacíamos la comida en un hostel. La sentencia era unánime: Nicaragua es increíble. Lo tiene todo: gente cálida, humilde, genuina y auténtica. Es un destino económico, con ciudades coloniales bien conservadas a través de las cuales puedes casi que recrear su pasado y con paisajes naturales espectaculares dominados casi todos ellos por volcanes. Nicaragua me permitió decir tres veces “es la primera vez que…”: 1) Libero tortugas marinas, 2) Veo lava en vivo y en directo en el cráter de un volcán y 3) Subo un volcán a pie y lo bajo en una tabla a unos 50km/h.

 

¿Y vuestro 2016 qué tal ha ido? Dejadme en la zona de comentarios los momentos clave que marcaron el año pasado…

señal de madera 2016

Señal en madera via Shutterstock

 

¿Quieres recibir una vez por semana un email con novedades y un resumen de los últimos posts publicados?
¡Entonces suscríbete al Newsletter!

Print Friendly

6 pensamientos sobre “12 instantáneas que inmortalizan momentos clave en mi 2016

  1. AETC Cádiz

    Hola!!

    Una chulada los lugares y momentos que han formado parte de tu año 2016. Para este 2017 nos encantaría que Cádiz estuviera en tu lista de momentos inolvidables ¿te animas? Jeje, para lo que necesites estaremos encantados de ayudarte a descubrir nuestra tierra.

    Un saludo gaditano.

    1. Sinmapa Autor del artículo

      Hola!!! Ahh, si!!!! Me encantaría conocer ese rinconcito del país! Sigamos en contacto y os aviso cuando pueda bajar para disfrutar de Cádiz!! 🙂 Un saludo.

  2. Patri

    Vaya Vero qué año más intenso. Como ya te dije siento tus malas experiencias en Panamá, si bien prefiero Costa Rica mis experiencias fueron mucho mejores y espero que algún día le des una segunda oportunidad y te “pierdas” por la zona del Pacífico (Boquete, Santa Catalina y Coiba o incluso el Darién). A mí Bocas del Toro me dejó una sensación agridulce, y eso que no viví esa horrible experiencia que relatas, y Portobelo pues… Mucho que mejorar. San Blas sí porque fui a vivir con una familia en la isla menos turística pero me han hablado de que en las otras cuesta una fortuna alojarte y hasta te piden dinero por hacer fotos. En fin, seguir viajando, seguir creciendo. Un beso

    1. Sinmapa Autor del artículo

      Si, Patri… mi experiencia en el país se vio empañada por una sucesión de malas experiencias que fueron incrementando a medida que avanzaba por el país. Hubo varias excepciones, por supuesto! Mucha gente buena que estuvo a mi lado y que han equilibrado un poco mis sensaciones. Tendré que volver para darle una segunda oportunidad… de todas maneras me alegro de haberlo recorrido! Y como dices, a seguir viajando y a seguir creciendo a base de experiencias! 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *