Sinmapa

Consejos para disfrutar la Navidad durante un viaje en solitario

Una vez más llega la Navidad y a mi me encuentra en un país ajeno, lejos de mi familia y amigos. No es la primera vez que paso las fiestas navideñas -y de año nuevo- de viaje. De hecho ya van varias (¡he perdido la cuenta!). El año pasado para esta fecha estaba en India. Este año estaré en Nicaragua.

Lo sé: la tradición navideña manda juntarse en casa de algún familiar, sentarse a la mesa y ponerse finos a comer y beber para luego abrir regalitos. En el imaginario colectivo una noche navideña debería ser así:

Foto de familia unida en Navidad vía Shutterstock

O en su defecto así:

Grupo de amigos celebrando la Navidad vía Shutterstock

Con esto en mente es difícil imaginarse sola y en la distancia –y en un cuartucho de hotel al lado del Himalaya, como me pasó a mi-. Ésta época de arbolitos navideños está tan cargada de recuerdos, añoranzas y sensaciones qu es prácticamente inevitable que se revuelvan un poco las emociones, nos pongamos sensibles e incluso deseemos regresar a casa.

Si tú también estás de viaje durante la Navidad quiero darte algunos consejos para que la disfrutes y la conviertas en una experiencia divertida e inolvidable.

1. Escoge bien el país o la ciudad donde pasarás la Navidad

Pequeña casita de madera en fondo navideño vía shutterstock

Reconvengamos que no es lo mismo el carácter argentino o brasileño que el del panameño ni el del español en relación al del suizo. Por un tema cultural, las personas en algunos países son más cercanas, cariñosas y abiertas que en otras latitudes. Esto no significa que una sea mejor que otra, pero para darte un poco de contención emocional en un momento así, el carácter de la gente del país marca la diferencia. Además, intenta elegir una ciudad vibrante y segura donde puedas salir a brindar con esos extraños (locales o viajeros) que en muy poco tiempo se convertirán casi en familia.

 

2. Llega a la ciudad donde pasarás las fiestas al menos un día antes

Decoraciones navideñas en la casa y en un entrañable muñeco de nieve vía Shutterstock

La idea de llegar uno o varios días antes a la ciudad es para que tengas tiempo suficiente para conocer y conectar con otros viajeros y locales –ya sea en el hostel o en el camino- y puedas hacer planes con ellos para esa noche. Si llegas ese mismo día te resultará difícil acoplarte a los planes de otros. Una recomendación más en este sentido, intenta alojarte en un hostal de mochileros dado que el ambiente será más distendido, habrá muchos viajeros que estarán abiertos a compartir esta noche contigo mientras hablaís de viajes y compartís anécdotas.

 

3. Busca una actividad que te guste y date un gusto

Cafecito rico frente a casa de mazapán muy navideño vía Shutterstock

Si prefieres pasar la noche de la navidad a solas, entonces asegúrate que tienes un buen libro, una buena peli o música de tu gusto para acompañarte. Con el dinero no invertido en regalos para tu familia y amigos puedes darte un gran homenaje a ti misma: un masaje o una tarde en un spa, comprarte un vestido que te haya gustado, deleitarte con una comida deliciosa –y normalmente prohibitiva para el presupuesto viajero-, pasar esas noches en un hotel más lujoso y cómodo, quizá alegrarte la noche con una botella de vino de los buenos o alguna caja de chocolate para devorar sin culpa. Vive una noche de hedonismo puro… ¡te lo mereces!

 

4. El día de la Navidad contacta con tus seres queridos

Calcetines con motivos navideños via Shutterstock

La tecnología nos acerca a pesar de estar a miles de kilómetros de distancia física. Por norma general, el 24 y 25 de diciembre (al igual que el 30/12 por la noche) las líneas de teléfono y datos se saturan y colapsan. Mi recomendación es que llames a tu familia por teléfono, whatsapp, skype, FaceTime, Vibe o el medio de tu elección (es mejor si es videoconferencia, así os veis) antes de que comiencen los festejos (por la mañana, por ejemplo), para asegurarte de que puedes hablar sin que se pierda la conexión cada 5 segundos y termines frustrada. Habla con tus amigos y familia y deséales una feliz navidad. Cuéntales dónde estás y tus planes… y todo lo que estás viviendo durante el viaje. Os hará sentir más cerquita y calmará esa angustia de estar lejos en esta noche que se supone que es para vivir en familia.

 

5. No te centres en que estás sola, sino en que estás de viaje

Muñeco navideño desorientado en una playa con bañistas vía shutterstock

A veces la mente nos traiciona y distorciona una poco la realidad. Tampoco ayuda que la tradición sea “juntarse con la familia”, pero no dramaticemos. Si estás lejos de casa porque estás viajando es que elegiste ese camino y seguramente hayas estado viviendo experiencias increíbles por el mundo. La Navidad fuera de casa es una experiencia más, como pasar un cumpleaños lejos o un año nuevo en medio del Congo. La actitud y tu manera de mirar esta noche es la que hará la diferencia. Intenta focalizarte en lo positivo. Además, acuérdate del lío que es cada año con el tema de las compras navideñas de último momento, el estrés del tráfico, los horarios, las gestiones… ¿quién prepara el pavo y quién el vitel toné?… que si el primo Pepe no quiere venir porque su mujer prefiere pasarlo en otro lado o que si no invitamos a las primas por las discusiones de cada año! 😉 Piensa en todo el drama que te estás ahorrando.

 

Niña en la playa con gorro navideño vía Shutterstock

Recuerda en todo momento que estás de viaje, que estás cumpliendo un sueño y descubriendo un nuevo país, una nueva cultura, un nuevo continente. Te invito a que levantes la copa –sola o en compañía de otros viajeros- y brindes por esta experiencia única que estás viviendo.

¡Feliz Navidad!

 

 

¿Quieres recibir una vez por semana un email con novedades y un resumen de los últimos posts publicados?
¡Entonces suscríbete al Newsletter!

Print Friendly

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *