Sinmapa

El pulso del tiempo en la tierra de los dioses

El pulso del tiempo en estas latitudes discurre por las venas de los locales con el ritmo de quien se piensa eterno…

Como para muestra basta un botón, os ejemplifico con algo que me toca de cerca ¡los tiempos del y para el desayuno! El tiempo promedio para “pedir un desayuno” en un guest house con solo cuatro habitaciones -de las cuales 2 están vacías- suele ser de unos 20 minutos (y un poco más si tienes que despertar al dueño, que posiblemente aún lleve puesto su pijama de franela rosa con ositos). Pero el tiempo de espera suele depender también de la habilidad del cocinero en robarle los huevos a la gallina, hacerlos revueltos en una sartén y tostar el pan; y eso siempre y cuando tengan pan, gallinas, las gallinas hayan puesto huevos… etc.

Desayuno en Ubud

Nos levantamos pronto porque queríamos desayunar antes de irnos a recorrer las afueras de Ubud… pero 45 minutos no fueron suficiente para preparar 1 tostada con mantequilla y mermelada y 3 huevos revueltos. El conductor que habíamos contratado llegó antes que el café… pero muy amablemente esperó a que ingiriéramos algo antes de partir. Mientras mis nuevos compañeros de viaje y yo esperábamos nuestros respectivos desayunos, vimos como una gallina enloquecida corría de una punta a la otra del patio interno, cacareando como si no hubiera un mañana, mirando para todos lados y aleteando con vigor sus rojizas alas. Pocos minutos más tarde comprendí que esos deliciosos huevos revueltos eran los que esa gallina estaba desesperadamete buscando. Son en estos pequeños detalles anecdóticos en los que una se siente más “de viaje” que nunca.

Salimos del hotel para encontrarnos con una ciudad verde, muy verde:

Terrazas de arroz en Ubud

Plantaciones de arroz en Ubud

Plantaciones de arroz en Ubud

Plantaciones de arroz en Ubud

Cueva del elefante en Ubud

Cueva del elefante en Ubud

Nuestra primera parada fue en las “Elephant caves”, quizá después de Prambanan y Borobudu cualquier otro templo, como este por ejemplo, puede parecer insignificante, sobre todo si el templo se trata de una cueva sin iluminación con tres piedras esculpidas en forma de tapones para los oídos… pero los tallados en la piedra en la entrada a las cuevas son bellísimos. También puede ser que yo no sepa apreciar el arte.

Sin embargo, lo más bonito del complejo es el entorno selvático, tupido y frondoso, con terrazas de arroz, palmeras y mucho mucho verde. Cuando caminas por los senderos de tierra que te adentran en la vegetación y en la naturaleza más pura, el tiempo parece detenerse… y sin pulso no significa “sin vida”, al contrario.

Vegetación en el complejo de la cueva de elefante en Ubud, Bali, Indonesia Sinmapa.net

Vegetación en el complejo de la cueva de elefante en Ubud, Bali

El tiempo parece que se ralentiza, el pulso de la naturaleza amansa al del turista apurado y lo pone en sincronía. De repente naturaleza y humano somos uno, sin prisas, sin locuras, sin rush hours. En el corazón de la tierra de los dioses esa convención social llamada tiempo comprendida en minutos, horas, días… no existe. Si tenéis la oportunidad de viajar a Bali, intentad hacerlo con tiempo, dejen que vuestro pulso vaya en concordancia con el de la naturaleza, que es sabia.
Entrada a la cueva de elefante en Ubud, Bali, Indonesia Sinmapa.net

Entrada a la cueva de elefante en Ubud, Bali

De allí fuimos al templo hindú “Gunung Kawi“, este otro complejo cerca del río Pekerisan está dedicado al dios del agua y en él se encuentran enterrados los miembros de la familia real.

Tumbas en Gunung Kawi Ubud, Bali, Indonesia, Sinmapa.net

Tumbas en Gunung Kawi Ubud

El complejo contiene dos grandes obras arquitectónicas esculpidas en la ladera de la montaña y una gran fuente con esculturas de mujeres arrojando agua, donde muchos creyentes vienen a mojarse la cabeza. A mi criterio, lo mejor de este complejo son las plantaciones de arroz y nuestro sentido aventurero que nos llevó a saltarnos una valla en medio de las plantaciones de arroz en la que claramente indicaba que los turistas no podían pasar y que nos condujo por pequeños paseos de barro, césped y riachuelos hasta una pequeña cascada en medio de una espesa, densa vegetación, casi oculta para quien no se acerca lo suficiente y en la cual decidimos darnos un buen baño. La sensación fue inigualable. Recomendación dos del post: si viajan a Indonesia, lleven siempre puesto un bañador (traje de baño), ya que nunca se sabe qué lago, laguna, río, cascada, mar podéis encontrar en el camino! 🙂

Templo hindú en Gunung Kawi Ubud, Bali, Indonesia, Sinmapa.net

Templo hindú en Gunung Kawi Ubud, Bali

Cascada en Ubud

Cascada en Ubud

Cascada en Ubud, Bali

Martin en la cascada en Ubud

Luego de visitar los templos, el conductor se ofreció a llevarnos hasta una huerta orgánica con plantaciones de café y cacao donde nos dieron a probar diferentes tipos de café, té y chocolate caliente (té de jengibre, canela, berro, etc.).

Huerta organica, cerca de Ubud, Bali, Indonesia, Sinmapa.net, café Luwak

Huerta organica, cerca de Ubud.

la tierra de los dioses Huerta organica, cerca de Ubud, Bali, Indonesia, Sinmapa.net, café Luwak

Pequeña piá en una huerta organica, cerca de Ubud.

También nos enseñaron el proceso a través del cual se realiza el típico “café balinés” y el café más caro del mundo: el “café Luwak”. Por si aún no lo conoce, os cuento que se produce del grano de café digerido y expulsado por un hurón (o para decirlo claro y alto, el grano de café que ha pasado por el tracto rectal del hurón). Como amante del café debo decir que, olvidando la procedencia del mismo, ese café sabe exquisito!! 🙂

la tierra de los dioses - Huerta organica, cerca de Ubud, Bali, Indonesia, Sinmapa.net, café Luwak

Luwak Cafe – Ubud

Luwak Café en Ubud - la tierra de los dioses

Probando el Luwak Café en Ubud

Por la tarde decidimos ir a las “natural sacred hotsprings” en Kintamani, unas piscinas con agua termal natural a orillas del lago Bador y rodeadas de montañas con vegetación frondosa que daba al paisaje varias tonalidades de verdes. Nos quedamos más de 3 horas bañándonos en las calientes aguas, masajeando nuestras espaldas con los potentes chorros y descansando en las hamacas a orillas del lago. Aquí el tiempo también se detuvo con nuestras miradas fijas en la naturaleza que enmarcaba las piscinas naturales…  Definitivamente los relojes no son compatibles con esta isla.

 

“natural sacred hotsprings” en Kintamani - la tierra de los dioses

“natural sacred hotsprings” en Kintamani – Bali

 

Datos útiles

Noche guest house: 40.000 Rupias
Conductor: 117.500 Rupias (por persona)
Entrada a las piscinas naturales: 80.000 Rupias (por persona)
Entrada a los templos: 35.000 Rupias (2 templos)
Comida: 36.000 Rupias
¡Anímate a dejar un comentario! ¿Qué te ha parecido el post?

Print Friendly

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *