Sinmapa

Fusión de culturas en Malaca

La historia moldea y deja huellas -a veces cicatrices- tanto en personas como en ciudades. Malaca no es una excepción. Descubrir cómo los años de colonizaciones, invasiones y su estratégica ubicación para comerciantes del mundo entero desde el siglo XV han forjado su aspecto y carácter era mi cometido para las siguientes 48 horas… ¡si lograba salir de la estación de autobuses!

Calles de Malaca, Malasia

Calles de Malaca, Malasia

Los idiomas oficiales en Malacca son el malayo y el inglés. ¿Se lo habrán comunicado a los nativos? Al llegar a la estación central de autobuses desde KL me sentí frustrada. Me vi envuelta en una situación típica de cámaras ocultas o esos video-memes en bucle absolutamente absurdos.

Viajo sin mapa, pero con algunas directrices y direcciones apuntadas suelo llegar sin mayores problemas a mi destino. Previo a mi viaje, había buscado en internet la dirección del hotel donde me alojaría: “Bukit Cina” (pronunciado: bukit chiiiiina). Los chóferes de los autobuses estacionados en linea en “Malacca central” me mandaban de una punta a la otra de la estación, literalmente, por lo que me recorrí la plataforma de autobuses unas 25 veces– con la mochila al hombro bajo un sol abrasador más la omnipresente humedad. Visualicen un partido de tenis en el que con la cabeza seguís la pelota de un lado al otro de la red, ¿lo estáis visualizando? Os ayudo, sería algo así:

Así estaban mirándome quienes esperaban el los asientos de la estación. Por suerte siempre hay alguien solidario que se apiada y se convierte en tu salvador. Un señor que se encontraba sentado justo en medio de la estación, esperando su autobús, se compadeció de mi y se acercó a preguntarme en un perfecto inglés a dónde quería ir. Le comenté que iba hasta un hostal cerca de “Bukit chiiiiiiiiiiina” y tuve la suerte de que él tenía que tomar el mismo autobús que yo, así que él me ayudó a llegar a la parada y luego me avisó dónde debía bajarme. Finalmente llegué al hotel. Esto que os cuento en un par de párrafos me llevó cerca de 3 horas (se confirma la regla que reza que todo es más fácil decirlo que hacerlo).

Malacca es una pequeña ciudad portuaria, actualmente considerada ciudad histórica, que seduce por su larga y ajetreada historia de colonizaciones portuguesa, holandesa, británica, japonesa y atravesada por comerciantes principalmente chinos e hindúes que han dejado una huella que perdura, y cuyas culturas actualmente se ven reflejadas en sus variopintas construcciones, su gastronomía y su ritmo de vida.

Malaca de noche, Malasia

Malaca de noche, Malasia

Porta Santiago, Malaca, Malasia

Porta Santiago, Malaca

Su reducido tamaño invita a caminar, garantizando que en el recorrido toparás, inevitablemente, con monumentos, templos y otras pintorescas vistas. Caminé por el paseo junto al río Malaca donde están ubicados muchos de los puntos de interés turístico: Las iglesias de San Paul y San Xavier de influencia cristiana; el Stadthuys (antigua casa del gobernador durante el periodo de ocupación holandesa) y la iglesia católica rosada que está junto a él.

Malaca de noche

Malaca de noche

Mi segundo día en Malaca fue, como no podía ser de otra manera, muy relajado. Salí temprano a perderme por la ciudad y fui a visitar todos los templos, en su mayoría de origen chino, que se encontraban en la ciudad antigua, al igual que la mezquita, los muchos templos budistas y la famosa “Jonker Street”, una calle repleta de tiendecitas de souvenirs en las que se puede regatear por prácticamente todo. Una de las cosas que más curiosidad me causó fue que todas las actividades, privadas y públicas, se realizan a puertas abiertas. Las casas particulares, los talleres, las empresas: todos tienen las puertas abiertas de par en par y nos permiten así echar un vistazo a las entrañas de esta ciudad colonial.

Iglesia cristiana en Malaca, Malasia

Iglesia cristiana en Malaca, Malasia

La parte antigua de la ciudad es encantadora, con casas bajas y prácticamente sin aceras (veredas), lo que te obliga a caminar por la calle, mientras las motos y los coches te esquivan. Otra curiosidad: entre las casas y la calle hay una canaleta para que el agua no inunde las entradas de las casas cuando llueve, al estilo de la antigua Italia. Calles así también se pueden ver en Pompeya por ejemplo. A lo largo del paseo del canal Malacca, que desemboca en el estrecho de Malacca, se pueden encontrar muchísimos bares y un galeón portugués transformado en museo, que se puede recorrer por menos de 1€.

Galeón en Malaca, Malasia

Galeón portugués en Malaca, Malasia

Sus llamativas y coloridas calles, el río y sus puentes hacen de esta ciudad colonial un sitio de cuento que fácilmente se recorre en uno o dos días y donde reina la seguridad. Tras mucho andar, recorrer, conocer y descubrir.

Malaca, Malasia

Malaca, Malasia

Jonker Street, Malaca, Malasia

Jonker Street, Malaca, Malasia

La vida nocturna es bastante pobre en la ciudad y los restaurantes sirven comida hasta las 10pm. Este es un dato importante si vienes de una cultura como la española, en la que salimos a cenar a partir de las 22h. Yo, evidentemente, desconocía esta información y cuando mi estómago comenzó a gruñir sobre las 23h el único sitio abierto era un restaurante chino en donde no hablaban inglés y cuyo aspecto era poco acogedor.

Print Friendly

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *