Sinmapa

Importa el destino, pero también el camino

Hay muchas maneras de alcanzar la enigmática ciudadela de Machu Picchu. De la misma manera que hay muchas opciones para alcanzar cualquier meta: por la vía rápida y directa, a través de atajos, de forma muy lenta y pausada o un combo de todas. Yo opté por marear a mi estómago por camino de montaña y luego poner a prueba mis rodillas caminando en paralelo al río sagrado Inca… a contrarreloj y, cada tanto, bajo una llovizna persistente.

Aguas Calientes Machu Picchu Peru Sudamérica

Camino a la hidroeléctrica desde Cusco.

A veces las decisiones no se reducen únicamente a una cuestión monetaria. Otras sí. Cuando llegué a la bella Cusco tuve que elegir la forma de llegar a Machu Picchu. Estas son las alternativas que tenia:

1- Tren directo Cusco – Aguas Calientes (3 hs) a partir de 130us$ (I/V en el tren más básico)

2- Combinación de furgoneta hasta Ollantaytambo (1.45h) + tren básico (1.25h) desde 120us$ (I/V)

3- Combinación de furgoneta hasta la hidroeléctrica (6 a 7 horas) + caminar 10km (menos de 20us$ I/V)

4- Combinación de diferentes transportes públicos y noche en algún poblado intermedio desde 30us$ incluyendo noche en un hostal y comida (2 días completos de viaje y aventuras)

5- Hacer el Camino del Inca (diferentes precios según la duración de la excursión y el operador. Va de 2 a 4 días de camino y a partir de 400€)

Más allá de que mi presupuesto era algo ajustado, al principio del viaje había asignado algunos dólares extras sólo para “caprichos”. Y quizá tenga alma de sufridora, pero llegar al destino con el que había soñado desde niña sin poner algo de esfuerzo no tenía mérito para mi, por lo que pagar el tren directo no me parecía un capricho, sino una tontería: sin sacrificio no hay recompensa. Sentía que no tenía valor alguno llegar a la ciudadela si no “luchaba” un poquito. Quería deleitarme y saborear el esfuerzo hasta la meta y luego disfrutar mi premio. Me emocionaba más la idea de caminar casi 3 horas y dilatar la llegada a la puerta de entrada a una ciudad mágica, envuelta en leyendas y misterios y repleta de energía, que subirme a un tren 3 horas (por más techo panorámico que tuviera).

Entonces tomé la decisión de combinar furgoneta y caminata, porque sin importar lo entusiasmada y ansiosa que estuviera por llegar a Machu Picchu, en ese momento recordé la frase del poeta griego Constantino Cavafis: “Cuando salgas en el viaje, hacia Itaca
desea que el camino sea largo, pleno de aventuras, pleno de conocimientos”. Sabía que en el camino tendría que lidiar con dragones y demonios; y que una vez que la furgoneta me dejara allí no habría marcha atrás. Solo podía ir hacia adelante. Me gustaba el reto. Sonaba prometedor.

Cusco Aguas Calientes Machu Picchu Peru Sudamérica

Un pedacito de la ruta hacia la Hidroeléctrica

La salida de Cusco fue algo bizarra, tardía y repleta de dificultades. Las 7 horas de camino curvilíneo las sobreviví haciendo ejercicios de respiración en un intento de no marearme y luego olvidándome de las curvas con el divertido grupo con el que me tocó en suerte realizar el trayecto. Entre charlas, chistes y anécdotas se pasaron las últimas horas de ripio y precipicios.

Aguas calientes Machu Picchu Peru Sudamérica

Entrada a la hidroeléctrica

LLegamos a la hidroeléctrica una hora y media más tarde de lo esperado, por lo que si no queríamos que se hiciera de noche en medio del trayecto (¡y yo sin linterna!), tendríamos que comenzar a caminar sin dilación. Aunque empezamos la marcha todos juntos, poco después cada uno fue encontrando su ritmo. Al rato estábamos todos dispersos, pero acompañados por el río Urubamba (que a esa parte del curso se la llama río Vilcanota) y custodiados por el solemne Huayna Picchu que se alza a más de 2660m y cada vez que levantaba la vista ahí estaba: inmenso y  majestuoso.

Machu Picchu Peru Sudamérica

Empieza el camino a Aguas Calientes

Peru Sudamérica Machu Picchu

Camino a Aguas Calientes

Esos 10km han sido los más bonitos que he caminado hasta ahora. Quizá no tanto por el paisaje sino por la carga emotiva que tenía. El paisaje era elegante dentro de los parámetros de la ilimitada libertad salvaje. Enmarañado pero ordenado… sin muchas distracciones más allá del rugir del río que al cabo de unos minutos ya se funde, se naturaliza y se silencia en el cerebro. De repente estaba sola. Sólo las vías -y cada tanto algún esqueleto de algún tren de otros tiempo, que tampoco eran los del Inca- me hacían compañía. Aunque no lo sabía, a mitad de camino, al levantar la vista de los rieles y seguir los delgados trazos que delineaban las montañas contra el plomizo cielo vi “algo”: ¿una casa? ¿un templo? ¿ruinas? Definitivamente algo maravilloso. El corazón comenzó a palpitar… acababa de tener un avance de lo que podría disfrutar al día siguiente.

Sudamérica Perú Machu Picchu

Camino a Aguas Calientes

Sudamérica Perú Machu Picchu

Camino a Aguas Calientes

Sudamérica Perú Machu Picchu

Camino a Aguas Calientes

A paso lento pero firme y constante avancé, kilómetro tras kilómetro, expectante y consciente. Tenía que estar atenta al tren, que en algún momento del trayecto reclamaría con su silbato la soberanía sobre los rieles y me tendría que apartar. Pero en ese momento el camino era mío. Ese y todos los que había tomado hasta ese día. Ese y todos los que tomaría de ahora en más. Sentí vértigo y levanté la vista. HuyanaPichu, inmutable, me amparaba. De repente se acalló la mente y las paranoias y los recuerdos y las preocupaciones. El camino no era recto, pero tenía una dirección y no había pérdida. Cada paso me llevaba a Machu Picchu. En el momento en el que dejé de preocuparme por no perderme, empecé a mirar y disfrutar el paisaje. Me volví permeable y empecé a absorber todo a mi alrededor: colores, aromas, sonidos y sensaciones. De repente ese camino era como cualquier otro camino, porque ya no se trataba de llegar a un lugar concreto, sino de disfrutar cada paso del largo viaje, ya sea a la ciudadela sagrada de los incas, a la meta personal o profesional o incluso, al final de la vida. Lo importante era ser consciente de cada uno de los pasos que fuera dando, intentando que la mente estuviera solo en el presente y los sentidos estuvieran despiertos.

Sudamérica Perú Machu Picchu

Camino a Aguas Calientes

Sudamérica Perú Machu Picchu

Camino a Aguas Calientes

Sudamérica Perú Machu Picchu

Puente – Camino a Aguas Calientes

Sudamérica Perú Machu Picchu

Camino a Aguas Calientes

Sudamérica Perú Machu Picchu

Túnel

Sudamérica Perú Machu Picchu

Abran paso ¡viene una locomotora!

Sudamérica Perú Machu Picchu

Cada vez falta menos… camino a Aguas Calientes

Las teorías conspiratorias (y turísticas) dicen que una vez que hayas visto Cusco, lo importante es precipitarse a Machu Picchu, el yacimiento arqueológico más indescifrable y misterioso de la América Precolombina… ¡y del mundo! Lo que no saben -o no te dicen- es que lo más lindo de la ciudadela de Machu Picchu es el camino hasta ella!

Este video súper amateur (no pensado para publicar originalmente) os muestra unos pocos minutos del camino:

Ya había caído la noche y la linterna de Vero, una de las chicas que venía en la furgoneta conmigo, iluminó los pocos metros hasta el comienzo de la ciudad. ¡Lo habíamos logrado! Ya podíamos divisar las luces de las decenas de hoteles y restaurantes que componen Aguas Calientes. En la entrada de la ciudad, a la altura de la estación, me despedí de Vero y de su novio Máximo y seguí unos metros más hasta el Casa Machu Picchu Hostal para tumbarme en la cama con el espíritu aún agitado e intentar descansar unas horas. Me esperaba una madrugada movidita, en la que tendría que atravesar selva y adentrarme en los Andes peruanos para recibir mi merecido premio: grabar en mi retina la ciudadela de Machu Picchu.

Sudamérica Perú Machu Picchu

Camino a Aguas Calientes

Antes de despedirme, os dejo con el poema completo de Constantino Cavafis:

ITACA

Cuando salgas en el viaje, hacia Itaca
desea que el camino sea largo,
pleno de aventuras, pleno de conocimientos.
A los Lestrigones y a los Cíclopes,
al irritado Poseidón no temas,
tales cosas en tu ruta nunca hallarás,
si elevado se mantiene tu pensamiento, si una selecta emoción tu espíritu y tu cuerpo embarga.
A los Lestrigones y a los Cíclopes,
y al feroz Poseidón no encontrarás,
si dentro de tu alma no los llevas,
si tu alma no los yergue delante de ti.

Desea que el camino sea largo.
Que sean muchas las mañanas estivales
en que con cuánta dicha, con cuánta alegría
entres a puertos nunca vistos:
detente en mercados fenicios,
y adquiere las bellas mercancías,
ámbares y ébanos, marfiles y corales,
y perfumes voluptuosos de toda clase,
cuanto más abundantes puedas perfumes voluptuosos; anda a muchas ciudades Egipcias
a aprender y aprender de los sabios.

Siempre en tu pensamiento ten a Itaca. Llegar hasta allí es tu destino.
Pero no apures tu viaje en absoluto. Mejor que muchos años dure:

y viejo ya ancles en la isla,
rico con cuanto ganaste en el camino, sin esperar que riquezas te dé Itaca.

Itaca te dio el bello viaje.
Sin ella no hubieras salido al camino. Otras cosas no tiene ya que darte.

Y si pobre la encuentras, Itaca no te ha engañado.
Sabio así como llegaste a ser, con experiencia tanta,
ya habrás comprendido las Itacas qué es lo que significan.

Print Friendly

7 pensamientos sobre “Importa el destino, pero también el camino

  1. Mauricio Ivan

    Buenas Vero!

    En unos meses voy a estar por la Republica de Perú, y estuve sacando info de tu blog, así que por empezar, felicitaciones por el Blog! Muy completa la info, y muy claro todo! así que gracias por echar un poco de luz al asunto (Ya no tengo dudas, y seguramente tomaremos una furgoneta hasta la hidroeléctrica ida y vuelta 😀 ) . Te hago una consulta (podría ir en cualquier de los post, pero justo estoy aqui) un poco especifica, seguramente tomemos el ticket de Machu Picchu + Huaynapicchu – Pero no consegui mucha info del de Machu + Montaña ¿Tenes alguna recomendación para elegir alguno entre esos dos?

    De nuevo, muchas gracias por la info y nuevamente felicitaciones por la web 🙂

    Saludos desde Argentina 😉

    1. Sinmapa Autor del artículo

      Hola, Mauricio! Claro que tengo info…. pincha en este link y tendrás la más completa guía de viajes de Machu Picchu y la explicación sobre el combo: Machu + Montaña y Machu + huayna Seguro que con la información en la mano podrás escoger la opción que más te guste 😉
      Un saludo y buen viaje!

  2. juan severino

    Hola vero,
    Me llamo juan, y leído tu página, y me has aclarado varias dudas, sobre todo, en aprovechar el tiempo y el dinero, te cuento que yo iré con mi familia. Por un poco más de comodidad, tomare el tren para llegar de Ollantaytambo a Aguas calientes, y pienso subir a medio día, por el consejo que has dado, de la muchedumbre en horario de mañana, y el cual, era mi primer intención hacerlo, pero contigo me di cuenta que no era recomendable.
    Tú tienes información de salida de bus desde Cusco a Tacna (horarios y valores), te lo agradecería ya que de eso no he encontrado mucha información, y esto me servirá para coordinar el tren de vuelta de machu picchu

    Saludos y muy buena tu información

    1. Sinmapa Autor del artículo

      Hola, Juan! Qué bueno que vayas a Machu Picchu! Os encantará. En relación a los buses de Cusco a Tacna no tengo información, pero puedes mirar las webs de Bus portal o la de Go to Peru para averiguar las diferentes posibilidades que hay para hacer el trayecto, horarios y precios. Por otro lado siempre puedes consultar con la gente de iPeru por email para que te asesoren. Un saludo!

  3. Marina

    Hola Vero! Qué lindo post! 🙂
    Viajo hacia Cusco en unos días y planeo llegar a Machu Picchu también por el camino alternativo. Tengo una pregunta para vos: después de pasar la noche en Aguas Calientes, ¿fuiste a la ciudadela en bus o caminando? ¿cuánto demora ese trayecto? Y para regresar a Cusco, ¿hiciste el mismo recorrido que a la ida? Gracias!!

    1. Sinmapa Autor del artículo

      Hola, Marina! Qué lindo que vayas a Cusco… yo me enamoré de esa ciudad! Te cuento que yo subí a Machu Picchu en autobús y baje a pie cuando cerró la ciudadela (sobre las 5pm). En bus tardás 25 minutos en subir y la bajada la hice en unos 45 minutos aproximadamente. Para regresar a Cusco hice el mismo camino: caminé 10km hasta la hidroeléctrica y de ahí una combie hasta Cusco. Te dejo estos tres links que te vendrán de lujo para organizar tu viaje por libre:
      1- Guía de viaje de Aguas Calientes y Machu Picchu (con todos los detalles para hacerlo por libre) http://www.sinmapa.net/guia-de-viaje-aguas-calientes-y-machu-picchu/
      2- Machu Picchu lo que nadie te cuenta: http://www.sinmapa.net/machu-picchu-lo-que-nadie-te-cuenta/
      3- Guía de Viaje de Cusco y el Valle Sagrado por libre: http://www.sinmapa.net/guia-de-viaje-cusco-y-valle-sagrado/
      Un saludo y que disfrutes de Machu Picchu!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *