Sinmapa

La desilusión de Kuta

Mientras esperaba, café en mano, que mi vuelo saliera dibujé en mi mente el perfil de mi próximo destino: Bali. Había escuchado hablar tanto de este paradisíaco enclave, que en mi ensoñación solo veía arena blanca y suave, mar cristalino y kilómetros de playa desierta. Estaba claro que esto solo podía conducir a una GRAN desilusión.

Esperando vuelo en el VIP del aeropuerto de Jakarta, Indonesia

Esperando en el aeropuerto de Jakarta

El paraíso, al menos tal cual lo había dibujado en mi mente, se hizo esperar. Para no perder la costumbre de la impuntualidad que se maneja en esta zona del planeta, y seguramente para no malcriarme mucho, mi vuelo de Jakarta a Bali se retrasó varias horas, por lo que llegué a la isla cerca de la 1.30 de la madrugada.

Como llegué tan tarde, pregunté a otros mochileros que estaban en el aeropuerto cuál era la mejor zona para encontrar alojamiento económico a esas horas y me sugirieron que fuera directamente a la zona de Kuta. En el aeropuerto de Bali tienen todo muy organizado y existe un sistema de taxis tan eficiente como caro, pero visto y considerando que estaba a punto de largarse a llover y que eran casi las 2 de la madrugada, tomé un taxi sin cavilaciones.

Las calles balinesas estaban empapadas y repletas de gente joven (me siento una vieja escribiendo “gente joven”) bebiendo y ofreciendo magic mushrooms a los transeúntes. Me llevó más de una hora, con la mochila al hombro y bajo una tupida lluvia, encontrar un sitio donde pasar la noche. Todos los homestays, hostels, guesthouses y demás sitios económicos donde dormir colgaban de sus puertas el cartel: FULL ROOM.

La bulliciosa noche en Kuta, Bali

La bulliciosa noche en Kuta, Bali

En una de las callejuelas de la céntrica zona de Kuta un hombre a quien desperté (porque dormía junto a otras 3 personas en unos colchones en la “recepción” al aire libre de un guest house) se apiadó de mí y me ofreció una habitación (o así la llamaba él. En mi país eso se denomina: POCILGA) que según me comentó, no había querido alquilar antes porque la cama no tenía sábanas (como si ese fuera el mayor problema de la habitación!!). Como toda buena mochilera, yo venía preparada con mi “bolsa de dormir”, por lo que a desgana acepté y pagué muchísimo más de lo que valía el sitio.

Estaba tan cansada que hice caso omiso a las paredes con pintura resquebrajada, cortinas que evidentemente no habían sido lavadas en años, un baño que daba miedo y que ni siquiera contaba con lavabo para lavarse los dientes. Tampoco me preocupé porque el falso techo (al estilo techo de oficina) le faltaban varios paneles y se escuchaban los pequeños pasitos de ¿ratas? ¿ratones? ¿lagartos? ¿enanos? Simplemente quería descansar.

Habitación en Kuta, Bali

Habitación en Kuta, Bali

A las 8am sonó el despertador y salté de la cama en busca de un hostal mejor. Tras callejear un poco, encontré no muy lejos de donde había pasado mi primera noche, un lindo complejo de bungalows que me ofrecía una habitación enorme por casi la mitad de precio. Sin dudarlo, y ansiosa por ir a conocer esas internacionalmente famosísimas playas, trasladé mis bártulos de un hostal al otro, me calcé el bikini y busqué mi camino hacia las arenas blancas de la playa de Kuta.

No quiero sonar inflexible ni severa en mi opinión de estas playas, pero realmente, y como dice mi amigo Jesús, son el “Benidorm de los australianos”.

Playa de Kuta, Bali, Indonesia, Sinmapa.net

Playas de Kuta, Bali

Quizá mi decepción es sólo una inevitable consecuencia de mis elevadísimas expectativas, que estaban tan altas por haber escuchado hablar tanto de Bali y sus playas, que al llegar y encontrarme con que la arena no era blanca y suave, el agua estaba fresquita y estaba prohíbido meterse al mar casi en la totalidad de la playa por el fuerte oleaje… y con millones y millones de turistas, mas los millones y millones de vendedores ambulantes tratando de sacar provecho de esos millones y millones de turistas… hacían que mi burbuja explotara en mi cara. ¡Plof! ¡Boom!

Mujer cortando piña/ananás en la playa de Kuta, Bali, Indonesia - Sinmapa.net

Mujer cortando piña en la playa de Kuta

Playa de Kuta en Bali, Indonesia - Sinmapa.net

Playa de Kuta en Bali, Indonesia

A veces las expectativas nos juegan una mala pasada y eso me pasó en Kuta. Aún así lo tomé con humor y decidí que, si ese no era el “paraíso” saldría en su búsqueda en alguna otra zona, ya sea de Bali, Lombok o la Cochinchina. Quizá esas playas sean muy buenas para hacer surf, pero están masificadas y repletas de turistas -Jóvenes borrachos, ya está, lo dije!-. Yo llegué buscando el paraíso y Kuta no era exactamente lo que esperaba. No sólo porque las playas están hasta arriba de gente, sino porque, tanto turistas como los nativos, no cuidan el medio ambiente, lo que genera playas sucias, aguas sucias… arruinando así lo que de otra manera sería, sin duda, un paraíso terrenal. Aún así me tiré en la playa durante algunas horas, me di un par de baños en el mar (en el único metro cuadrado habilitado para ello) y disfruté de una piña (ananá) mientras observaba a los surfistas tratando de domar las olas.

Kuta, Bali, Indonesia

Kuta, Bali. El ¿paraiso? de los surferos

Por la tarde decidí recorrer las abarrotadas calles de la zona, con tiendas exclusivas mezcladas con las pequeñas tiendas de souvenirs de la gente local.

Monumento para conmemorar atentado de Bali, Indonesia - Sinmapa.net

Monumento para conmemorar atentado de Bali, Indonesia

Visité el monumento levantado para rememorar las vidas perdidas durante el atentado terrorista perpetrado en 2002, y cené en uno de los muchísimos restaurantes en Jalan Legion, muchos de los cuales ofrecen música en vivo. Sobre las 21h los atuendos de playa dieron lugar a los tacones, las minifaldas, el alcohol y los altos decibelios.

Una de las cosas que más me llamó la atención es la cantidad de altares, templos y ofrendas que se encuentran en cada esquina de la isla. Los oriundos, en su gran mayoría hindúes, rinden homenaje a diario a los dioses con ofrendas que incluyen flores, galletitas, golosinas, dinero, monedas… y hasta cigarrillos. Las únicas que parecen no respetar estas ofrendas son las ratas, quienes esperan impacientes en sus agujeros para robar los manjares de los dioses!

Ofrenda floral en Kuta, Bali, Indonesia - Sinmapa.net

Ofrenda floral en Kuta, Bali, Indonesia

Ofrendas en Kuta, Bali, Indonesia - Sinmapa.net

Ofrendas en Kuta, Bali, Indonesia

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En Kuta, Bali, no estará MI paraíso, pero seguramente sea el paraíso de muchos… depende de lo que una esté buscando.

Cartel Surfer Girl en Kuta, Bali - Sinmapa.net

Cartel Surfer Girl en Kuta, Bali

Datos Útiles:

Taxi del Aeropuerto de Bali al centro de Kuta: 55.000 Rupias
Noche en hotel: 100.000 Rupias
Almuerzo ligero: 29.000 Rupias
Cena (y uso gratuito de internet): 48.000 Rupias

Print Friendly

2 pensamientos sobre “La desilusión de Kuta

  1. Mª CArmen

    Buenas, una preguntilla, me voy a bali en un mes a surfear, a buscar mi paraiso jejeje a ver qué hay!! una cosa, recuerdas cómo se llamaba el 2º hotel en el que estuviste? 100.000 rupias es bastante barato!!! gracias*MªCarmen

    1. Sinmapa Autor del artículo

      Hola, Mª Carmen!! La verdad no me acuerdo el nombre, pero está repleto de hostales y Guest Houses y si vas en personas conseguirás mejores precios que por internet -incluso muchos GH no tienen web- Te recomiendo que cuando llegues te des una vuelta y vayas consultando allí (pidiendo siempre que te muestren antes las habitaciones)… y tendrás que regatear para conseguir buenos precios! 😉 Que disfrutes mucho Bali! 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *