Sinmapa

Lo bueno y lo malo: Salar de Uyuni, toda una experiencia

Rozando lo onírico y lo fantasioso se dibujan los paisajes del desierto de sal más grande del mundo y sus alrededores, como el Desierto Dalí, el Desierto del Siloli con su árbol de piedra o las lagunas verde y colorada. Kilómetros y kilómetros de los más surrealistas y hermosos paisajes sin carreteras fijas ni señalizaciones, lo que obliga a quienes quieran disfrutarlo de contratar un tour.

Bolivia

Parada en un paisaje idílico en el Tour al Salar de Uyuni

Hay un abanico inmenso de ofertas de tours que abarcan desde un día recorriendo sólo el salar de Uyuni, el cementerio de trenes y el hotel de sal, que en la actualidad es un museo… hasta tours de 7 días ascendiendo volcanes y recorriendo parajes lejanos.

Quienes me conocen saben que lo mío no es subir grandes picos, ni tampoco disfruto tanto las esforzadas caminatas… sobre todo si voy con mi mochila a cuestas. Pero yo quería recorrer a fondo la Reserva Natural Eduardo Avaroa y visitar los rincones más excéntricos del territorio boliviano, así que me decanté por un tour de 4 días y 3 noches saliendo desde Tupiza.

El único inconveniente que encontré fue que, al viajar sola, las diferentes agencias tenían que incluirme en un jeep de 4 personas, pero para ello antes debían preguntar a los pasajeros “si les importaría que en vez de 4 fuéramos 5”… por lo que te quedas un poco a la merced de otros turistas. El primer día que llegué a Tupiza no tuve suerte. El segundo día, a última hora… incluso minutos antes de que cerraran ya todas las agencias, finalmente una de ellas me dijo que había un grupo al que no le importaba realizar el tour con 5 personas en el jeep (¡seguro que a las 2 horas del primer día del viaje se arrepintieron!).

El equipo al completo

El equipo al completo

El tour de 4 días es, por definirlo en una palabra, intenso. Son muchas -y largas- horas dentro del jeep y, más allá de la cámara de fotos, debes llevar a mano la paciencia, el sentido del humor, flexibilidad y un buen temple. Si la convivencia con la familia, los amigos o la pareja a veces resulta complicada, meterte 4 días con 4 extraños en un jeep, evidentemente no siempre es un paseo por las nubes.

Como en toda experiencia, siempre hay dos lados de la moneda y el tour al Salar de Uyuni no ha sido una excepción.

Jugando con la perspectiva en el Salar de Uyuni

Jugando con la perspectiva en el Salar de Uyuni

♠ Los aspectos menos bonitos del tour al Salar de Uyuni

 

1. Te pasas más tiempo dentro del jeep que fuera. Esto implica que, tarde o temprano, te sentirás un poco incómoda, estarás cansada y -si existe la democracia- en algún momento te tocará una sesión de música que no te gusta. Nosotros poníamos una hora de música cada uno… por lo que había muchas posibilidades que alguno de los otros 6 pasajeros (el conductor y la cocinera también tienen derecho a poner su música) escuchara algún tipo de música perversa, como cuando la australiana decidió a las 7.30am poner música electrónica sueca. No os digo más.

2. El que mucho abarca poco aprieta. Ver tantos parajes -y tan distantes entre sí- en relativamente poco tiempo implica que el tiempo en cada uno de los puntos más emblemáticos no sea mucho. Por ejemplo, para disfrutar de la Laguna Verde tuvimos unos 20 minutos, igual que para el árbol de piedra. En los paisajes sublimes del Desierto Dalí sólo paramos para sacarnos unas pocas fotos, y luego lo “disfrutamos” desde la “comodidad” de nuestro asiento en el jeep… a través de las ventanillas.

3. Tomar decisiones… democráticamente. A veces el tiempo se viene encima y el guía y conductor te dice que tienes que elegir entre pasar más tiempo recorriendo la laguna colorada o en las aguas termales, o que por cuestión de tiempo habrá alguna laguna que tendrá que quedarse fuera del itinerario… La decisión debe ser tomada entre los pasajeros y a veces se complica llegar a un acuerdo.

4. Quien espera, desespera. Otro tema es el de los alojamientos. Casi todos los tours paran en los mismos alojamientos… y el jeep que llega primero -por lo general- tiene más posibilidades de pedir un cambio de habitación (a nosotros nos tocó una sin aislamiento, con grandes ventanales… a -20ºC y pedimos un cambio por una habitación interior… ¡sin ventanas al exterior!). Pero no sólo es una cuestión de habitaciones… el principal problema suelen ser los baños…. y ya no hablo para ducharse, que muchas veces nadie se ducha porque no disponen de agua caliente; sino de wáter para hacer tus necesidades fisiológicas básicas. He estado en un hotel con capacidad para 50 personas y sólo tenían 1 baño con 3 wáters y 2 lavatorios (lavarse la cara, las manos, los dientes). Imagínense cuando 50 personas se levantan a exactamente la misma hora y tienen la misma hora de salida de salida del hotel… ¡los juegos del hambre son un cuento de niños en comparación con lo que yo he presenciado! Encima un chico tuvo un problema intestinal complicado, por lo que usurpó un baño 1 hora entera. Así que los otros 49 huéspedes tuvimos que apañarnos con 2 wáters.

5. ¿Libertad? ¿Qué libertad? Si estás acostumbrada a moverte a tu ritmo… olvídate. Aquí te mueves al ritmo del tour y de tus compañeros. Mentalízate antes de tomar el tour que estarás 4 días completos cumpliendo horarios… y nada podrás hacer al respecto.

Árbol de piedra

Árbol de piedra

¿Ya estáis asustados, eh? Pero bueno, a no quejarse que es parte de la experiencia. “Nunca dijeron que fuera fácil, sólo prometieron que valdría la pena”. Ahora os cuento todo lo bueno que tiene hacer el tour:

♥ Los aspectos más bonitos del tour al Salar de Uyuni

 

1. Aquí y sólo aquí. En ninguna otra parte del mundo verás algo igual a lo que disfrutarás en el tour. Los paisajes son simplemente impresionantes. Hay pocos adjetivos que se me vienen a la mente a la hora de describir los que he visto y vivido en el tour. Incluso uno de los paisajes es tan inimaginable que sólo la mente de un genio como Dalí pudo soñarlo… pero no imaginarlo. Ver el cegador amanecer desde el desierto de sal más grande del mundo emociona hasta las lágrimas y disfrutar de un baño caliente en las aguas termales en medio de los paisajes más sublimes no tiene precio.

2. Dormir en un hotel de sal. ¿Cuándo, en toda tu vida, podrás decir que has dormido en un hotel realizado íntegramente en sal? Si bien es cierto que el primer hotel de sal ubicado en medio del salar está cerrado al público y en la actualidad es un bonito museo, ahora hay decenas de hoteles de sal en la periferia del salar… para deleite de los visitantes. Si, como mi compañero francés, no lo crees… ¡puedes lamer cada parte del hotel para constatarlo! Es sal pura.

3. Cuatro días sin conexión a internet. Y esto lo pongo en las cosas buenas, porque imagino a los ciberadictos más atentos a su móvil que a los paisajes. Aquí no hay distracciones para ninguno de tus sentidos. La mente está totalmente atenta a los estímulos exteriores: cielos de una intensidad de azul que los panteones aún no han sabido reproducir, montañas y rocas erosionadas de formas increíbles, colores a vetas, olores embriagantes… Además no tener más distracciones te ayuda a conversar con tus compañeros y centrarte en el aquí y ahora.

4. Conocer personas increíbles. Si tienes mucha suerte tus compañeros de ruta pueden convertirse en grandes amigos de por vida. Si sólo tienes un poco de suerte, te llevarás bien con ellos y será una gran experiencia. Si estás “meado por elefantes” y te toca un grupo con el que tienes CERO química… tendrás que hacer de tripas corazón y lidiar con ellos simplemente manteniendo las reglas básicas de educación y cortesía. Pero sea cual sea tu situación, de todo y de todos podrás sacar divertidas historias o aprender de otras experiencias. Cuatro días en un jeep da para muchas conversaciones… incluso cuando tus compañeros no te caigan en gracia.

5. Todo es aprendizaje. Como decía en el punto 4, estar muchas horas dentro del jeep también tiene sus ventajas. Permite que, por ejemplo, tu guía se pase horas explicándote sobre los paisajes que estás visitando, sobre las costumbres locales, sobre leyendas, sobre historia y cultura… Cuatro días completos te dan tiempo a hacer todas las preguntas que quieras y recibir respuestas dilatadas sin necesidad de mirar el reloj. Un verdadero intensivo sobre el Salar de Uyuni y sus alrededores.

6. Fácil, simple, sencillo. Si llevas viajando mucho tiempo por libre como mochilero, agradecerás infinitamente no tener que buscar dónde comer, dónde dormir, qué autobús te lleva a tu próximo destino o información sobre la ciudad que visitas. Agradecerás tener todo “organizado” durante 4 días completos… tú sólo te tienes que encargar de DISFRUTAR.

Desierto Dalí

Desierto Dalí

Geisers

Geisers

Contemplando el paisaje

Contemplando el paisaje

Print Friendly

9 pensamientos sobre “Lo bueno y lo malo: Salar de Uyuni, toda una experiencia

  1. renata

    Wooo, qué loco, yo la pasé super super bien, tuve mucha suerte con los compañeros de tour y con el guía, en los hospedajes había gente pero estábamos cómodos, la comida fue re buena… Realmente fue una gran experiencia, fue el tour más caro que hice en el viaje hasta ahora y para mí valió cada dólar, lo que se ve en esa reserva no tiene comparación! Le aconsejo a todos que lo hagan!!

    1. Sinmapa Autor del artículo

      Para mi también fue uno de los mejores tours que he realizado en mi vida! Los paisajes y las experiencias son geniales! Gracias por compartir tu experiencia! Un saludo!

  2. Giuseppe Baglietto

    Estoy a horas de viajar de Lima-Juliaca…Juliaca-Puno….Puno-Uyuni
    Regresaré el 16, iré con un amigo y haremos tour en el trayecto a Uyuni.
    Me entusiasma mucho leer tus experiencias y me prepara a lo que se viene jaja.
    Es mi primera vez fuera de mi país y se que la pasaré genial.
    Saludos desde Perú, gracias 🙂

    1. Sinmapa Autor del artículo

      Gracias, Giuseppe! Qué buena aventura estás a punto de comenzar! Ya verás que Uyuni te encantará… igual que el resto de destinos. Si estás en Puno -ademas de ver las islas del lago- quizá también te animes a hacer una parada estratégica en Copacabana y visitar la Isla del Sol. Luego ya puedes ir a Uyuni! 🙂 Un saludo y que tengas un excelente viaje!

  3. Pamela

    Holass porfavor, quiero preguntarles si sera buena fecha viajar en el mes de julio al salar de Uyuni. Lo mas probable es que ire sola. aun no encuentro a nadie que decida viajar conmigo. serán dos días que estaré en el salar. mi pregunta es si es suficiente dos días en el salar.? siempre hay tours para dos dias? tampoco quiero verrrrr todooo.. pero simple hecho que llegue ahí, me sentiré estupendamente feliz.

    Espero puedan sugerirme algo.
    Saludos desde Peru y estupendas fotos : )

  4. Samir Issa

    Lo describes muy bien y tienes toda la razón Vero. Nosotros también realizamos el tour pero de tres días, y pasamos las mismas (en un 95 %) situaciones que tú, por suerte nuestros compañeros fueron excelentes personas, incluso hicimos de traductor a un señor australiano =) Lo mejor fue la comida, siempre deliciosa! Y lo peor el frío y la falta de escusados en el segundo hotel, sólo habían dos y en un momento dos chicos con problemas estomacales se apoderaron de ellos! =/ Sin embargo, la recompensa, sin duda alguna, son los paisajes! Saludos! Buen post.

    1. Sinmapa Autor del artículo

      Si,Samir… la recompensa por algunas de las “penurias” es inmensa! Los paisajes del salar y sus alrededores bien valen la pena todo tipo de sacrificios! 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *