Sinmapa

Los cambios de planes son parte del plan

Gorila - Plan B - Foto: Glenn Pebley

Foto: Glenn Pebley

Comencé a dibujar en mi mente el itinerario perfecto para pasar la primavera europea en Asia. El recorrido era idílico y bucólico. Lo tenía todo: naturaleza, diversas culturas, gastronomía variada, leyendas, historia, huellas de grandes imperios y pueblos perdidos. El recorrido era: Irán – Nepal – Tibet – Nepal – Bhután y terminar en Myanmar o unos días en Tailandia. Pero los planes son muchas veces como los romances, en los que el timing lo es todo y los obstáculos pueden entorpecer el final feliz. Pero no todo está perdido. Así como hay más peces en el mar, también hay más planes que hacer.

La enrevesada logística de algunos de estos países, los timings de los visados y autorizaciones, los cierres de fronteras y el elevadísimo presupuesto han puesto demasiadas barreras para llevar a cabo mi itinerario de ensueño. Pero no lo cancelo, lo pospongo hasta otoño. El Tibet habrá abierto sus fronteras para aquel momento, habrá menos turistas, tendré tiempo suficiente para tramitar el visado de Irán y para buscar un grupo con quienes ir a Bhután y que el coste del tour se reduzca en casi un 40%.

Con el corto periodo de tiempo para organizar mi próximo viaje, me sentí incluso aliviada de tomar el rumbo opuesto: Sudamérica. El continente que me vio nacer y que siempre me sedujo, finalmente tenía cabida en mis planes. Las grandes viajeras no solo queremos conocer pueblos perdidos en medio de una montaña o recorrer países desconocidos por el resto del turismo mundial… también nos sentimos atraídas por los grandes legados de civilizaciones antiguas e iconos turísticos como Machu Picchu en Perú o por expresiones naturales ultra-visitadas y tan alucinantes como el salar de Uyuni en Bolivia (no puedo borrar la sonrisa de mi cara).

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Así que retomo la Fase 1 de la organización de un largo viaje, pero esta vez para recorrer parte de Sudamérica:

1- Decido las fechas del viaje (mediados – finales de marzo)

2- Duración del viaje: 3 meses

3- Presupuesto para mi viaje: 3.500€ máximo -incluídos vuelos, visados, vacunas y demás gastos-. Será un viaje muy low-cost.

4- Itinerario del viaje: Ecuador, Perú y Bolivia (finalizando quizá en Buenos Aires unos días para visitar a mi familia).

5- Inoculación: Como ya me había puesto las vacunas para Asia y las de Sudamérica son prácticamente las mismas, pido cita con el Centro de Vacunación Internacional en Madrid para consultar por la fiebre amarilla, que muchos países la exigen para entrar al país si vienes de otros países en riesgo. Quizá para Ecuador no la precise, porque entro desde Europa, pero si me la pedirán al cruzar la frontera con Perú.

6- Estudio los requisitos de visados (no preciso visado para ninguno de esos países, ya sea con el pasaporte español como con el argentino).

7- Reviso los requisitos de entrada a cada uno de los países: algunos exigen un seguro médico, la cartilla de vacunación y un certificado de solvencia económica expedido por el banco. Acto seguido escribo a mi aseguradora médica y a mi banco para que me faciliten los certificados correspondientes.

Totalmente entusiasmada con mi nuevo plan de viaje, prosigo con la segunda fase de la organización de un largo viaje… ¡pero eso viene en otra entrega del blog!

Plan B

Machu Picchu

Print Friendly

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *