Sinmapa

Me enamoré de Cusco

Enamorarse de una ciudad produce en el cerebro y en el cuerpo las mismas reacciones que se producen cuando te enamoras de una persona. Esto, claramente, no tiene validez científica ni está sustentado por ningún estudio de eruditos de universidad de renombre. Pero está testado -y confirmado- por mi y mi paso por la capital histórica de Perú. I ♥ Cusco.

aerea-cusco1

Este es un post muy personal. Hablo de amor. Pero no soy una mujer romántica, nunca lo he sido. Pero la legendaria ciudad de Cusco ha conseguido que bajara la guardia y consintiera su despliegue de armas de seducción y me enganchara a ella como una adolescente (por cierto, un saludo a mi analista! Ya puede ir encargando esa alfombra persa que tanto le gusta!). Puedo hablaros “en difícil” también y mencionar la oxitocina, la dopamina, la feniletilamina o la vasopresina… pero a la irracionalidad del enamoramiento no le gusta complicarse con nombres raros, prefiere atenerse a las espontáneas sonrisas, al brillo de los ojos, a las incontenibles palpitaciones y a la sensación de felicidad plena. Hablo de la pasión que me generaba caminar por las calles de una ciudad tan llena de historia y con habitantes tan orgullosos de sus raíces que me mantuvieron intoxicada hasta el último segundo… y más allá. Recordarla hoy es imprimir una sonrisa en mi cara y un anhelo de regresar y vivirla de nuevo, caminarla y seguir descubriendo más y más. ¿No es acaso síntoma de enamoramiento querer pasar más tiempo con el objeto de deseo?

Peru

Sección de la Plaza de Armas de Cusco

Peru

Instantáneas de Cusco

Perú Sudamérica

Instantáneas de Cusco

Según la doctora Domeena Renshaw, de la Universidad de Loyola, “enamorarse genera en el organismo una verdadera ‘inundación’ de sustancias químicas que nos hacen sentir bien, y que también son responsables de reacciones físicas […] Concretamente el ‘cocktail’ cerebral de los enamorados está formado por dopamina, adrenalina y norepinefrina. La dopamina provoca sentimientos de euforia, mientras que la adrenalina y la norepinefrina hacen que el corazón lata con fuerza y nos quitan el sueño”**.  Y si queréis saber qué sentí durante mi estadía en Cusco, esta es la mejor descripción que he leído. Me siento totalmente identificada. Esto es amor, del bueno.

Sudamérica Peru

Esquinas con combinación de estilos y épocas. Una delicia para la vista

Sudamérica Peru machinera

La ciudad está construída sobre antiguos muros incas

¿Cómo no enamorarse de una ciudad que iza, orgullosa, esta bandera? Una bandera integradora y tolerante que en vez de separar aúna, acoge y acepta su diversidad. Una bandera que está basada en uno de los fenómenos naturales más mágicos del mundo: el arcoíris; y que para los incas era una deidad muy importante ya que este “dios-arcoíris” era el puente que “unía culturas y pueblos”.

Peru

Bandera de Cusco

¿Cómo no enamorarse de una ciudad cuyo escudo y símbolo es el sol? Y además no cualquier sol, sino este sol:

Peru Cuzco

Escudo de Cusco

Mi ADN está diseñado para que me atraiga el “sol”, la fuente de energía más poderosa del universo. Pero en este caso no hablo del “sol” como la estrella vital a la que una se tumba en la playa para ponerse morenaza, sino en un sentido metafórico: de las personas que brillan con luz propia. La gente creativa, divertida, intrépida, perspicaz, optimista y luminosa. La ciudad de Cusco es así: artística, cultural, entretenida, sugestiva e ingeniosa se la mire por donde se la mire. Y si además te cuentan que durante el Incario estuvo “laminada” en oro y brillaba más que el mismísmo sol, mi amor no hace más que crecer.

Sudamérica Peru mochilera

Calle ataud, realizada a retazos… imperfectamente perfecta!!!!!

Dicen que amar es ver las imperfecciones del otro, conocer sus debilidades y su lado más mezquino así como su lado más amable; y con todo… ¡ACEPTARLO! El pasado cusqueño tiene algunas manchas de las que no se enorgullecen. A regañadientes -y avergonzados por la incredulidad de sus antepasados- te cuentan la historia del hermano del Inca Atahualpa, Huáscar, que se alió a Francisco Pizarro y otros colonos españoles permitiendo así -sin saberlo, claro- que destrozaran un imperio de cosmovisiones ancestrales, leyendas, poderío e incalculable conocimiento. Cusco no es perfecta, pero ahí radica su belleza.

Sudamérica Peru

Callecitas

Sudamérica Peru

Callejones con encanto

Sudamérica Peru

Esta calle se encontraba al lado del mercado central, y era donde los comerciantes arrojaban la basura… y en esa época se llamaba “calle SUCIA”. Como a los nuevos moradores no les gustaba el nombre lo cambiaron por calle “Suecia”… que suena “parecido”, pero no igual!

Y en el único momento en el que me decepcioné… lloré. Lloré durante una hora, tumbada en el suelo de tierra del Valle Sagrado. Blasfemé y maldije en todos los idiomas que conocía. Había presenciado cómo un cusqueño atropellaba a un perrito de la calle… ¡a propósito! Desvió el coche para pillarlo. Y yo lo vi. Y lo perseguí y despotriqué mientras le tiraba piedras de frustración a la parte trasera de su coche. Maldije la hipocresía de una sociedad que parecía tan protectora de la Pachamama y de sus habitantes y sin embargo no valoraba la vida de un perro. Pequeño. Dulce. Simpático y negro como el azabache. Pero no todo Cusco ni todos los cusqueños eran ese hombre. Y ese hombre no era representativo de una ciudad que me había vuelto a la vida y me asombraba en cada esquina, en cada pedacito de información y de historia que llegaba a mis oídos.

Con todo, I ♥ Cusco.

Sudamérica Peru

Instantáneas de Cusco

10 cosas que me enamoraron de Cusco:

1- Una de mis ciudades favoritas en el mundo es Roma… y ¿cómo no enamorarme de la llamada “Roma de América”? La que fuera la capital del Imperio Inca y una de las principales ciudades del Virreinato de Perú mantiene intactos muchos de sus legados. Quien conoce su historia, no la repite (versión optimista de la archi-famosa cita de Paul Preston) y los cusqueños miran al futuro con alegría y esperanza teniendo presente cada día, frente a sus ojos en cada esquina y plaza, su pasado. Lo que la asemeja a la milenaria ciudad europea es que conviven presente y pasado a flor de piel, en la superficie. Sus calles empedradas, las casas construidas de retazos de estilos en las laderas, las escaleras que parecen llegar hasta el cielo y las calles empinadas. La ciudad posee en la actualidad templos incaicos, como el Coricancha, y 57 iglesias católicas que han sido levantadas sobre antiguas ruinas incas y sitios energéticos. Estas decenas de edificaciones “incas” y las construcciones de los “inca-paces”, como dicen entre risas en relación al legado de los españoles; aún se mantienen en pie y se puede ver el rejunte de estilos en un gran mosaico arquitectónico lleno de retazos de aquí y de allí, de aquel entonces y de hoy. La que fuera la ciudad sagrada de los Incas es historia viviente, y ¡a mi me tiene enamorada!

Sudamérica Peru

Plaza de Armas

2- ¿Superpoderes, tecnología o extraterrestres? Cusco es una ciudad de leyendas y mitos. Al igual que otras cuestiones que la ciencia aún no puede responder con certeza absoluta, las obras levantadas por los Incas con piedras de hasta 270 toneladas -y que han movido cerca de 7km- aún generan especulaciones y se barajan más de 33 teorías. Como el amor, hay cosas que no se pueden comprender ni explicar y este “no saber” las hace más especiales y únicas aún. Caminar por las callecitas enmarcadas por inmensos muros de piedra que aún nadie sabe cómo es que han llegado hasta allí te hace soñar despierta e imaginar. ¿Creéis en la magia?

Sudamérica Cusco Peru

No tengo fotos, pero he abrazado a esas piedras!

3- Leyenda y etimología. Cusco –Qosqo en su voz quechua- significa “centro u ombligo del mundo” y se dice que la denominaron así porque durante un período fue la ciudad más importante de América del Sur, ostentando desde sus palacios y templos su gran poder cultural, político, administrativo y religioso. Pero si preguntas quién la fundó y cuándo… las teorías salen de abajo de las piedras. Confieso que soy una apasionada de las ciudades que explican su fundación y origen con una leyenda, como la de Rómulo y Remo en Roma. Las narraciones de hechos sobrenaturales dan el toque emocional y enigmático que embellece y atrae. Hay dos leyendas incaicas que atribuyen la fundación de Cusco a Manco Cápac -el primer jefe de estado- y a su hermana y consorte Mama Ocllo. En las leyendas se afirma que el lugar fue revelado por Inti, el dios sol, a los hermanos después de una peregrinación iniciada al sur del Valle Sagrado de los Incas o iniciada en el Lago Titicaca y desvelada a través de un cetro de oro. Fuera como fuera, la singularidad que le confiere la leyenda a sus inicios la convierten en un sitio fascinante.

Sudamérica Peru

El origen de todo. (la foto es mala, pero es que no tenía permitido hacer fotos en ese sitio! Ooooops!)

4- Sincretismo. Un pueblo que es capaz de conciliar la idiosincracia de sus colonizadores con sus raíces a mi me hace llorar de emoción. No es dominación absoluta. No es tirar por tierra todo el pasado, dejarlo aplastado bajo nuevas construcciones. No es un lavado completo de cabeza. Los cusqueños han tenido la capacidad y habilitad de fusionar las nuevas creencias con las antiguas creando objetos que dan constancia de este sincretismo, como por ejemplo la pintura de “La última cena” en la Catedral; donde se puede observar a Jesús comiendo los platos más tradicionales del Perú junto a los apóstoles en una mesa. ¿El menú? “chicha” para beber y “cuy asado” para comer.

Sudamérica Peru

La imagen es MUY mala, pero fue tomada con el móvil a escondidas… Ooooops!

5- La dualidad y la trilogía Inca: serpiente, puma y cóndor. Aunque me encanta la astrología debo confesar que no sé ni entiendo mucho, pero alguna neurona mía se ve tremendamente prendada a los estudios de los astros (si, leo el horóscopo cada tanto y me hice la carta astral). Y la ciudad inca está realizada íntegramente teniendo en cuenta los cuerpos celestes: desde las alineaciones de las calles con las constelaciones hasta la presencia de la trilogía de su cosmovisión.

En el mundo andino la dualidad era un principio básico (de opuestos y complementarios), ya que necesitaban de ese equilibrio para mantener la armonía: día y noche, sol y luna, izquierda y derecha, arriba y abajo, lejos y cerca, etc. Para ellos era tan vital la dualidad que se cree que incluso su organización política y religiosa estuvo basada en este principio.

Sin embargo los Incas creían que el 3 era un número cualitativo y absoluto ya que estaba asociado a los tres mundos de su cosmovisión: el mundo de arriba (cóndor), el mundo de aquí (puma) y el mundo de abajo (serpiente).

Una sociedad que diseñó su ciudad (desde la forma hasta la posición de sus calles) basándose en el firmamento, me hace admirarla y respetarla. Amor.

Calle siete culebras

Calle siete culebras

6- Una ciudad con forma de Puma. Aunque a ciencia cierta se saben pocas cosas, se cree que fue el Inca Pachacútec quien trazó el diseño de la ciudad de Cusco como un puma, donde la plaza central era el pecho y la cabeza del felino estaba ubicada en la colina que alberga la fortaleza de Sacsayhuamán. Hoy en día tienes que usar mucho, mucho, mucho la imaginación para ver la forma de puma. Pero si miras mapas antiguos- necesitarás usar menos la  imaginación- verás que ciertamente la ciudad tenía la forma de un felino. ¿Puede haber algo más magnífico y poético que una ciudad en forma de puma?

La bella Cusco

La bella Cusco

7- Por sus anécdotas ridículas y disparatadas, pero que enternecen y le dan carácter a una ciudad. Cuentan las malas lenguas* (si, al fin y al cabo todo es cotillear) que un Virrey (mi guía Raúl dice que fue el Virrey Toledo) decidió hacer un regalo a la ciudad de Cusco y otro regalo a la ciudad de Texas (USA)… pero por esos despistes típicos del “cartero” o por la ineficiencia del que “ponía las etiquetas en los embalajes”… la estatua del “indio Sioux” fue a parar a Perú y la del Inca ¡a Texas! Si, la Plaza de Armas, la gran plaza central de Qosqo, estuvo vigilada bajo la dura mirada de un indio Sioux durante mucho tiempo. Más precisamente hasta 2010. Fue entonces cuando decidieron reparar la fuente y reemplazar al indio por la figura del Inca. Pero el pueblo cusqueño se indignó con este cambio… no porque cambiaran al indio por el Inca, sino porque según algunos el Inca no llevaba la vestimenta correcta. Sea como sea, ¡al fin tienen al Inca en su Plaza!

¿veis al indio?

¿veis al indio? Hoy en día su lugar fue ocupado por el Inca (Foto: revista Life)

Sudamérica Peru

La fuente, con el Inca 🙂

* Hay otras teorías en relación a cómo llegó la estatua del indio a la fuente de la plaza, pero sin duda alguna la más bizarra es esta que os cuento y que llegó a mis oídos de Raúl, el guía del free walking tour que hice!

8- Leyendas de pasión al mejor estilo Shakespeareano. Que tire la primera piedra quien no tiene un pasado revuelto, turbio y algo complicado. Dejando de lado los asesinatos perpetrados en nombre del imperio y el colonialismo… un pasado sin algo de “drama, drama, drama” es síntoma de no haber vivido, y nadie niega hoy en día que unas pocas complicaciones ayudan a forjar el carácter. Si, durante el incanato también hubo abusos, dominaciones, luchas de poder y traiciones que condujeron a la caída de lo que podría haber sido uno de los mayores y más complejos imperios del mundo. Pero Atahualpa y  Huáscar se pelearon, tomaron malas decisiones y terminaron muertos y Pizarro conquistando Cusco. Y para hacer aún más estremecedor el cuento, su último héroe Túpac Amaru II, el caudillo indígena descendiente del último Inca ejecutado por los españoles en el s. XVI y que lideró la mayor rebelión anticolonial en Sudamérica, fue asesinado con el método más salvaje en la plaza central: 4 caballos lo desmembraron frente a todos los habitantes y esto se convirtió en uno de los acontecimientos que más marcaron a esta población. Me hipnotiza el poético primer grito de libertad pronunciado por este héroe nacional, al que luego precedieron Bolívar, San Martín y sus secuaces. Esta plaza de armas ha vivido mucho, y ha sobrevivido para contarlo.

Vista de Cusco

Vista de Cusco

9- Y como cuando te enamoras, todo te parece lindo, divertido y perfecto. Ese estado embriagador de éxtasis hace que saques lo mejor de ti y de esta forma creas en tu entorno la capacidad para conectar más y mejor. Cusco hizo que mi lado más amable y social saliera a relucir y gracias a ello he conocido personas increíbles con quienes he seguido en contacto y gracias a las cuales he disfrutado de la ciudad -y del viaje- de otra manera. En cada uno de los hostales en los que me hospedé viví momentos únicos con personajes únicos:

Point Hostel Cusco (si, Luis, ¡ganaste la apuesta!): tras 19 horas en un autobús y tras verme otra vez a solas frente a frente con una ciudad, me reencontré con Hayley y Lauren, conocí a dos personajes bizarros pero muy divertidos: James y Luis y bebí litros de mate de coca bajo el manto de estrellas del patio principal mientras jugaba con los 3 conejos que allí vivían.

Hostel Kokopelli Cusco: Tras el triste momento de presenciar el asesinato del perrito en el Valle Sagrado, sentada en el sofá del hostal mantuve tres profundas charlas que perdurarán conmigo para siempre. Allí, en solo unas pocas horas, conocí a una pareja de jóvenes daneses que se “colaban” en los hostales para beber mate de coca gratis y conocer gente; una mexicana que con sus 40 y pocos años estaba haciendo su primer viaje en solitario y unos ingleses que habían ahorrado 2 años para darse el gusto de conocer Machu Picchu. Noche mítica y entrañable.

Loki Backpackers Cusco: Mis últimos días en la ciudad los pasé entre tardes de mate (el mate argentino!) con las argentinas Paula y Cynthia y los paraguayos: Sebastián, Pablo y Nico; y  largas noches coqueteando con blood bombs que me adormecieron los sentidos para mi viaje a la Hidroeléctrica (¡no recomendable! ¡Os sugiero no seguir mis pasos!).

Paraguay y Argentina hermanados en este tour por la bella Cusco

Paraguay y Argentina hermanados en este tour por la bella Cusco

10- Y, porque no todo es “lo que importa es lo de adentro”, tengo que admitir que Cusco ES LINDA. Es una ciudad pintoresca, bella, atractiva y todos los sinónimos que existan de “linda”. Cusco es tan linda en la superficie como en sus raíces más profundas.

Sucamérica Perú

San Blas

Instantáneas de Cusco

Instantáneas de Cusco

Las venas de la ciudad

Las venas de la ciudad

Sudamérica Perú

Detalles de Cusco

Sudamérica Perú

Himno de Cusco

I ♥ CUSCO

(perdida e irremediablemente)

 

 

**Fuente: Muy Interesante

Print Friendly

4 pensamientos sobre “Me enamoré de Cusco

  1. Vanessa

    Hola! Yo soy de Perù y he ido a Cusco 6 veces creo y ahora en Diciembrr voy nuevamente. Se de lo que hablas yo tambièn estoy enamorada de esa ciudad.

  2. Marcela

    Estube en Cusco en enero.Comparto tu enamoramiento,Pase por una expriencia parecida como la que padesiste con el perrito,me encontre apreciando una ceremonia religiosa al bajar del cristo blanco,en la cual sacrificaron a un cerdito.Escuchar esos gritos desgarradores me inundaron de sentimientos odiosos.LLore mucho y trate de entrar en razon pero me costo encontrarme nuevamente en ese estado de enamoramiento ja.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *