Sinmapa

Borobudur, el mayor templo budista del mundo

Templo Borobudur, Indonesia

Templo Borobudur, Indonesia

Cuando una está de viaje tiene que hacer muchas concesiones, como cuando comés ensalada de fruta frente a tus jefes o desconocidos y tenés que dejar de lado las exigencias infantiles e ingerir ciertos especímenes que, en otra circunstancia, no tocarías ni con el tenedor de lejos. De viaje una come lo que hay, aún si se trata de un panqueque (tortita) verde; se ducha con agua fría en un baño hediondo; o duerme en sitios que no recomendaría ni a su peor enemigo. En este caso, mi concesión fue madrugar y salir a la calle, sin haber ingerido café, a las 4.30am. Quizá a muchos no les parezca gran cosa, pero créanme cuando les digo que para mi, sacrificar horas de sueño es, siempre, ceder… pero Borobudur valía el esfuerzo.

A las 4.30am ya estaba despierta -pero soñando con un café y unas tostadas- cuando el conductor del tour organizado que había contratado tocó a mi puerta (¡sólo una vez… no se entusiasmen!). A las 5am ya estaba de camino, junto a otras 6 personas, al monumento budista más grande del mundo: Borobudur, declarado patrimonio de la Humanidad por la Unesco a comienzos del siglo XX. Este seductor templo es un imán para los viajeros que llegan desde cada rincón del mundo para apreciar esta gran obra arquitectónica en medio de la más bucólica postal, y para los fieles seguidores que peregrinan hasta él para ofrecer sus respetos a Buda.

Borobudur, Java, Indonesia

Borobudur, Java, Indonesia

Contraté este tour porque quería contemplar el amanecer desde la cima del templo y porque en realidad el tour te llevaba hasta las puertas del sitio y luego te daba un par de horas libres para que recorrieras a tu ritmo y a tu antojo las instalaciones. A las 6am, luego de pagar mi entrada, bebí un café en la recepción del complejo y comencé mi camino hasta la base de Borobudur.

Templo Borobudur , Indonesia

Templo Borobudur , Indonesia

Ya había mucha luz cuando llegué a la base, pero el sol no se había asomado aún por el horizonte. Me sentí muy pequeñita ante esa estructura enorme que consta de seis terrazas cuadrangulares, tres circulares y está coronada por una gran campana gigante. Cada una de las campanas ubicadas en las tres terrazas superiores cuentan con una estatua de Buda dentro de ellas.

Templo Borobudur

Templo Borobudur

Tenía cerca de media hora para ascender –en el sentido de las agujas del reloj, como sugieren a la entrada- cada una de las seis terrazas cuadrangulares que componen la base del templo donde se pueden apreciar muchísimos grabados, que narran la historia del budismo, a ambos lados de las paredes.

Templo Borobudur

Templo Borobudur

Estas seis terrazas cuadrangulares conducen a otras 3 terrazas circulares que te guían directamente a la cima… donde uno debería alcanzar, según comentan los creyentes, la iluminación. Las vistas desde la cima son espectaculares ya que el templo se encuentra rodeado de volcanes y una vegetación frondosa.

Templo Borobudur

Templo Borobudur

Me senté en el borde de la última terraza y posé mi vista sobre el horizonte e intenté centrarme en mi respiración y vivir ese momento al máximo. Sentir la brisa, la humedad de la mañana, los primeros rayos del sol calentando mi piel. A veces cerraba los ojos para potenciar mis otros sentidos: olfato, oído, tacto… e incluso el gusto, porque los aromas de la naturaleza se posan en los labios y se pueden saborear.

Templo Borobudur

Templo Borobudur

Me quedé admirando el templo largo rato y en mi cabeza rondaban las preguntas que una inevitablemente se hace ante estasconstrucciones humanas IMPOSIBLES en la época en la que se alzaron como por ejemplo: ¿cómo se las ingeniaron para hacerlas?…. La importancia y relevancia de la religión y la necesidad de crear altares para honrar a los dioses, o a los muertos, han llevado al hombre a lo largo de los milenios a erigir estas obras maestras y joyas de la ingeniería en épocas en las que la tecnología no acompañaba la ambición de esos sueños y aspiraciones… y aún así se daban maña. Ejemplo de esto son las construcciones de Prambanan o los templos de Angkot Wat en Camboya, las pirámides de Giza en Egipto, Machu Picchu en Perú y una larga lista…

Templo Borobudur

Templo Borobudur

Quedaba una hora antes de que el autobús que me había traído hasta aquí partiera y decidí bajar lentamente para apreciar con más detenimiento los bajorrelieves que no había podido ver cuando subí a la cima, un poco apresurada por contemplar el amanecer.

A la salida del templo atravesé los puestos de souvenirs y me subí al pequeño autobús que nos llevaría a recorrer otros templos más pequeños de la zona como el templo de Mendut, el cual forma parte del complejo de Borobudur pero que se encuentra fuera del recinto.

Templo Borobudur

Templo Borobudur

A medio día ya estaba de vuelta en las bulliciosas calles de Yogya… impregnada de su ritmo incesante, cautivada por sus colores, costumbres y sabores ¡principalmente de sus sabores! ¡¡Tantas cosas nuevas para probar!! Pero la comida en este país merece un capítulo aparte… donde entre otras cosas deberé indagar un poco más en el concepto de “picante” y sus muchas variaciones según el país.

Durante la tarde caminé mucho por la ciudad, permitiendo a mi desorientación que jugara a perderse de nuevo. Aproveché también para conocer mis opciones para ir al monte Bromo ya que todo el mundo me lo había recomendado… pero recibí la misma respuesta de todas y cada una de las personas con quienes consulté: “estamos en los últimos días de Ramadán y no hay excursiones, en los transportes públicos hasta allí ya no quedan sitios disponibles y, aunque logres llegar hasta la base, no habrá nadie para aconsejarte o ayudarte en la subida al monte ya que estarán celebrando Eid al-Fitr”. Me sugirieron que esperara 2 o 3 días más ya que luego reanudarían las excursiones a Bromo. Decidí ahorrarme los festejos musulmanes y me compré un billete aéreo a la prometedora isla de Bali, donde la religión reinante es la hinduista, por lo que no tendré problemas de festevidades religiosas.

Mi última mañana en Yogya fue de tinte artístico. Fui a visitar dos exhibiciones de “Batak”, y en una de ella me enseñaron la técnica de este complejo y trabajoso arte. Por la tarde me fui en tuk tuk al aeropuerto para volar a Bali…

Información útil:

Noche de hotel en Yogya: (desde) 40.000 Rupias
Entrada a Borobudur: 130.000 Rupias
Entrada a templos menores (2 templos): 3.300 Rupias
Vuelo Yogya-Bali (Denpasar): 687.000 Rupias
Tasa de salida del aeropuerto de Yogya: 40.000 Rupias

Si te gustó este post, quizá también te interesen:

– Mis huellas en el perímetro de Gili T
– Masaje Balinés
– El pulso del tiempo en la tierra de los dioses
– El corazón de Bali es verde y sabe a coco
– La desilusión de Kuta, Bali
– Yogyakarta y Prambanan… ¿no será demasiado para un post?
– ¡Cualquiera sobrevive la picadura de un erizo!
– La ambigüedad del concepto LUJO y unas horas en Jakarta
– Camino a Gili T: reflexiones en el mar
– De Parapat en Medan en 5 escalas
– Crónicas de un viaje eterno a TukTuk, Samosir

 

–> ¿Qué te ha parecido este post? Puedes dejarme un comentario debajo de estas líneas:

Print Friendly

Un pensamiento sobre “Borobudur, el mayor templo budista del mundo

  1. jordi (milviatges)

    Que grandes recuerdos! Para nosostros uno de los más bellos lugares de Asia que incluimos en un post sobre los Recintos arqueológicos más bellos del mundo. Lo visitamos en un viaje express desde Bali, pero valió la pena!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *