Sinmapa

Yogyakarta y Prambanan… ¿no será demasiado para un post?

Había superado mi primera noche en un tren asiático y amanecí, con el ajetreo de la gente del vagón, ¡en un sultanato! Yogyakarta prometía misticismo.

Yogya - Indonesia

Yogya – Indonesia

Conocida por ser la capital cultural de la isla Indonesia de Java, “Yogya” o “Jogja” como la llaman cariñosamente sus habitantes, es además una región repleta de leyendas y mitología que se traducen, y se dejan palapar, en impresionantes complejos de templos como son Prambanan y Borobudur.

Atrapada aún en ese momento confuso de la transición del sueño a la realidad miré por la ventana del tren y vi que ya nos habíamos detenido. Tuve que pestañar un par de veces y mirar a mi alrededor para comprender lo que estaba pasando: ¡habíamos llegado a Jogjakarta!

Estación de tren de Jogjakarta

Estación de tren de Jogjakarta

Sin café mis despertares son lentos y difusos. Agarré mi mochila y me la calcé en los hombros con la lentitud de las siestas de domingo. Luego me coloqué mi mochila auxiliar y con una parsimonia no muy cacracterística en mi persona me bajé del tren, observé durante unos instantes el movimiento a mi alrededor intentando comprender la lógica del sitio. Sin saber dónde estaba exactamente decidí caminar en la misma dirección hacia la que se dirigían los pocos mochileros que vi en la estación. Supuse que alguno de ellos habría hecho los deberes y sabría el camino hasta las famosas calles Gang I y II y Jalan Sosrowijayan (supongo que por imposibilidad de ser pronunciada de forma correcta por la mayoría de mortales, es llamada `Sosro´), donde supuestamente se encuentran los alojamientos más económicos de la zona.

Entrada a la calle Gang II, Yogyakarta, Java, Indonesia

Entrada a la calle Gang II, Yogyakarta, Java, Indonesia

Cuando salí de la estación (Tugu Railway Station), sobre las 6 de la mañana, la ciudad aún dormía. Se trataba solo de la calma que precede al inminente caos. En apenas una hora las calles se llenarían de motos, coches, camiones, autobuses, trishaws, peatones… apuros, bocinas, frenazos, puestos callejeros de venta de objetos y comida. Así era como, sobre las 8am, Yogyakarta cobraría vida. Pero en ese instante, en ese momento en el que se quiebra la noche y da paso al día, los únicos despiertos eran los dueños de los tuk tuk que se amontonaban en la salida intentando conseguir algún cliente. Al primero que se me acercó le pregunté en qué dirección se encontraban Gang I y Gang II y en vez de decirme hacia dónde debía dirigirme, me comentó que estaban “far far away” (muy muy lejos) y que me llevaba en su tuk tuk por un “módico” precio. Ja. Yo no sabré muchas cosas y está fuera de duda mi desorbitado poder de desorientación, pero sí había leido el día anterior en internet que Gang I y Gang II estaban a una distancia razonable “y accesible a pie” desde la estación de trenes.

Tuk Tuks de Jogja

Tuk Tuks de Jogja

Sólo llevaba en el Sudeste Asiático unos 10 días o por ahí, pero ya había comenzado a comprender la dinámica “tuktukeros-viajera”. Le agradecí su oferta, pero le dije que quería ir a pie. Él insistió. Yo insistí. Él insistió más. Yo insistí aún más… ¡y gané por cansancio! Me indicó el camino (opuesto). Yo veía a algunos mochileros ir en una dirección y el dueño del tuk tuk me enviaba en la opuesta. Dormida y todo me percaté del engaño y seguí a paso lento mi búsqueda de Gang I y II.

Gang II, Yogyakarta, Java, Indonesia

Gang II, Yogyakarta, Java, Indonesia

Durante el trayecto -no más de 10 calles- me pararon varios tuk tuks ofreciéndome sus servicios y “asegurándome” que las calles que buscaban estaba  lejos o en la dirección opuesta… pero yo seguí mi instinto, porque la orientación siempre me falla, y a los pocos minutos ya estaba delante de la entrada de Los Gang I y II. Se tratan de unas callecitas muy pequeñas, casi pasadizos (como ven en las fotos) y que están repletas de hostales y guest houses.

La gran mayoría de los hostales económicos estaban llenos, pero logré encontrar uno bastante económico en pleno centro y que se amoldaba al concepto LUJO indonesio: cama doble plaza, cuatro paredes, techo, una ventana con una cortina roída y ¡baño propio!, agua caliente solo durante 2 horas del día, por lo general por la tarde, y una ducha sin “alcachofa” ni plato que estaba ubicada exactamente encima del WC (inodoro). Dejé mi mochila sobre la cama, me di una ducha rápida -y como pude- y salí como zombie en busca de un café…

Puesto callejero en Yogyakarta, Java, Indonesia

Puesto callejero en Yogyakarta, Java, Indonesia

La ciudad aún dormía, por lo que fue sencillo y cómodo caminar por las calles. A las 8 en punto se comenzaba a notar el pulso de Yogya. Caminando por la calle principal, Maliboro, me topé con la oficina de información turística donde compré las entradas para ir a ver el espectáculo nocturno en el complejo de templos de Prambanan y reservé un taxi para regresar después del show (imprescindible). También averigüé por un tour para el día siguiente que me llevara a ver el amanecer a Borobudur, ya que si bien se puede ir de forma independiente, a la hora a la que yo quería ir era muy difícil encontrar medios de transporte público (5am). Ya con un par de cosas resueltas, seguí mi camino hacia el Kraton, el palacio del Sultán Hamengkubueono X.

Empleados del Sultán en el Kraton, Yogya, Java, Indonesia

Empleados del Sultán en el Kraton, Yogya, Java, Indonesia

De a poco, y a mi ritmo me iba adentrando en la cotideaneidad de la capital cultural de Indonesia, la sede de las mejores universidades del país y lo que es mejor: la tierra donde los dioses encuentran sus mayores altares en los imponentes templos como el conjunto de templos hinduistas Prambanan, dedicados a Shivá, o el absolutamente impresionante templo budista Borobudur.

Kraton -Yogyakarta - Java - Indonesia

Kraton -Yogyakarta

El nombre oficial de Yogyakarta es Región Especial de Yogyakarta y es un antiguo sultanato islámico que data del año 1700. Yogyakarta es también la capital de la provincia homónima y es reconocida mundialmente por ser el centro del arte clásico y de la cultura javanesa por su batik, el ballet, música, drama, poesía y marionetas.

Peluquerías callejeras en Jogja

Peluquerías callejeras en Jogja

Una caminata por las calles me condujo directamente a las puertas del placio del Sultán en donde me quedé charlando con uno de los muchos hombres que se acercan a saludar y resultó ser el director de guías del palacio. Se ofreció a darme un tour privado en inglés (evidentemente por una propina); y junto a él recorrí las dos diferentes áreas del Kraton –en una de ellas reside el actual sultán-. El palacio es parte museo parte casa del sultán y en el interior se pueden apreciar desde las vestimentas típicas de los sultanes, mobiliaria de sultanes pasados, cuadros e incluso estatuas y carruajes. Gracias a este señor pude adentrarme más en la cultura del país y me contó con lujo de detalles los pormenores del palacio, su historia y las costumbres de los javaneses.

Calles de Jogjakarta - Java - Indonesia

Calles de Jogjakarta

Después de un par de horas en el Kratón, fui a visitar la Mezquita que está muy cerca del  palacio y data de finales del siglo XVIII y que aún conserva muchos elementos originales. Caminé luego por Jalan Malioboro, que ya a esa hora rebozaba de tiendas y puestos callejeros que ofrcían desde comida hasta ropa o falsificaciones de lo que se te ocurra. Me llamó mucho la atención que las cosas que una, en occidente, hace dentro de establecimientos o “a puertas cerradas” aquí se hacen en la calle, como cortarse el pelo o la barba…. y que muchas casas tienen sus puertas de entrada abiertas de par en par permitiendo así que lo público y lo privado se mezcle de una forma impredecible. Pasas delante de una casa y ves en su interior a una mujer en pijama bebiendo una infusión y mirando la tele… luego pasas delante de la casa vecina y encuentras a un niño, también en pijama jugando con una pelota y que se detiene ante mi mirada… y me dice: “Hello”. Ya volveré sobre este tema en otro post, porque esta diferencia cultural no deja de asombrarme.

Almorcé en uno de los muchos puestos callejeros de la calle Malioboro. Menú: una especie de tofu con verduras que estaban bastante ricas. Luego averigüé por el autobús para ir a Parambanan, un conjunto de 240 templos dedicados a Shivá y otras deidades hindúes, construidos a lo largo del siglo IX bajo la dinastía Sanjaya del primer Reino de Mataram y que está considerado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Prambanan - Java - Indonesia

Prambanan

Tomé un autobús local desde la calle principal de Yogya y me dejó -en un poco más de media hora- en la puerta del complejo sobre las 3pm. Una vez dentro del recinto, luego de pagar la entrada, el paseo hacia el templo central dedicado a Shivá, está rodeadeo de arbustos y árboles y dejan ver, al final del camino, esta imponente construcción que quita la respiración y es prueba fiel del triunfo del hinduismo en la isla de Java.

Cartel explicativo en Prambanan

Cartel explicativo en Prambanan

El complejo Prambanan está dividio en diferentes zonas y la principal tiene tres grandes templos orientados al este y están dedicados a las deidades: Shiva, Vishnu y Brahama. Alrededor de estos templos se encuentran otros menores y el resto del complejo cuenta con más de 220 templos que están como salpicados en medio de un gran parque verde (y es muy difícil orientarse ya que la señalización es escasa excepto por el cartel explicativo que se ve sobre estas líneas).

Dentro del templo central, el más alto de todos, se pueden recorrer cuatro habitaciones que contienen estatuas de Shiva, de su esposa Durgä, Ganesha -el hijo de Shiva- y la estatua de su profesor: Agastya. En los relieves y bajorrelieves se puede ver, entre otros, la historia de Ramayana

Complejo de templos de Prambanan, Java

Complejo de templos de Prambanan

También se puede entrar a otros templos -no todos, ya que muchos están en reparación después de haber sufrido grandes daños durante el terremoto en 2006- como por ejemplo el templo dedicado a Garuda que en la mitología hindú se trata de un ser medio hombre medio pájaro que según cuenta la leyenda salvó a su madre de una maldición.

–> Anécdota: Mientras la gran mayoría de los visitantes se sacaban fotos con los templos de fondo o sacaban fotografías para llevar a casa recuerdos de su viaje, muchos orientales se acercaban a mi para pedirme que me sacara fotos con ellos…. ¡me sentí una verdadera estrella de Hollywood!

Prambanan - Java  yogyakarta prambanan

Prambanan – Java

Luego de visitar la zona central de Prambanan, me fui por los caminitos hacia otros templos…. pero para cuando me di cuenta de que estaba oscureciendo estaba muy MUY lejos de la entrada (o de cualquier turista). Cayó la noche y yo me encontraba en algún punto de los varios kilómetros cuadrados que abarca el complejo… Comencé a caminar en la oscuridad, literalmente, mi poco sentido de la orientación me acompañaba, inútil, como siempre, hasta que divisé una moto a la distancia y comencé a chiflar, gritar, silbar otra vez… (agradezco a mis amigos brasileros que hace más de 25 años me enseñaron a chiflar). Cuando el señor que venía en la moto se acercó a mí, le expliqué que estaba perdida, que no veía nada dado que no había iluminación y que necesitaba llegar a la entrada principal… seguramente entendió la mitad de lo que le dije… pero fue suficiente para que me diera vagas indicaciones de qué camino seguir para llegar a mi destino. Deambulé de aquí para allá en medio de la oscuridad…. y de repente, se iluminaron los templos principales de Prambanan…. ese sería mi norte.

No sin mucho esfuerzo llegué a una entrada, que no la principal, y allí pregunté por el anfiteatro abierto donde se llevaría a cabo el espectáculo Prambayana Ballet. El señor puso un montón de voluntad en explicarme cómo llegar, pero sus indicaciones eran indescifrables, por lo que le sugerí que me llevara en su moto -que la había visto aparcada a unos pocos metros de nosotros-, aludiendo que estaba todo oscuro y me negaba a recorrer la zona sola y bajo esas condiciones. Aceptó mi sugerencia, subí a su moto y 5 minutos después estábamos en las puertas de un increíble anfiteatro. Junto a él se encontraba un restaurante buffet en donde cené mirando las magníficas construcciones de Prambanan y conocí a un hippie francés con quién charlé durante una hora, hasta el comienzo de la obra.

Ramayana_Ballet-TrekearthWeb - yogyakarta prambanan

Foto de Trekearth.com
Ramayana Ballet

Sobre las 7.30pm comenzó el show (no saben cuánto…. CUÁNTO lamento no tener fotografías! En cuanto encendí la cámara, me quedé sin batería. ¡No me dio ni para una foto! Qué bajón me dio). En fin, la obra de Ramayana Ballet se trata de una historia de amor, traición, lealtad y fe que es contada de manera magnífica y original con fuego, colores, ritmos nuevos… toda una delicia para los sentidos. ¡Uno de los mejores espectáculos que he visto en mi vida!

Según tengo entendido la obra cuenta con dos actos que son muy largos, por lo que cada noche el show en vivo solo realiza uno de ellos. Me han recomendado siempre ver la 2º parte del show, que es cuando aparecen todos los personajes y además hacen un pequeño resumen de la 1º parte.

Justo al final del espectáculo comenzó a llover y suspendieron los últimos minutos de la obra, por lo que tuvimos que dejar el complejo y regresé al hotel.

Información útil:

Cómo llegar desde la estación de trenes Tugu a Jalan Sosro y Gang I y II: De la entrada principal de la estación, dobla a la derecha y cruza las vías del tren en dirección a Jalan Malioboro. Si caminas una calle más, hacia la derecha verás que comienza Jalan Sosrowijayan. Sobre esta calle, Jalan Sosro, encontrarás a mano derecha las pequeñas entradas a Gang I y un poco más adelante a Gang II.
Autobús desde Yogya a Prambanan: 3.000 Rupias (17km – aprox. 35 minutos)
Entrada a Prambanan: 13U$D
Entrada al espectáculo en Prambanan: 175.000 Rupias (asiento en las gradas altas e incluye taxi de regreso)
Cena en el restaurante ubicado en el complejo de Prambanan (buffete libre): 75.000 Rupias
Noche de hotel: (aproximadamente y “desde”) 40.000 Rupias
Entrada al Kratón -las 2 secciones-: 18.500 Rupias

¡No olvides dejar tu comentario!

Print Friendly

8 pensamientos sobre “Yogyakarta y Prambanan… ¿no será demasiado para un post?

  1. María

    Hola!
    Muchas gracias por el post.
    Vamos el 3 de mayo a Yogyakarta de mochileros, buscamos una habitación privada con cama doble. No buscamos lujos, que esté situada en las calles Gang I y Gang II que nos indicas. Debemos reservar antes???
    LLegamos a Jakarta ese mismo día sobre las 17:30h y pretendemos coger un tren nocturno a Yogyakarta, si nos puedes asesorar también estaría genial 🙂
    Gracias!!

    1. Sinmapa Autor del artículo

      Hola, María. Gracias por pasarte por aquí. En Yogyakarta, como bien dices, la mayoría de alojamientos para mochileros están entre las calles Gang I y Gang II, a una distancia corta de la estación de trenes (yo fui caminando de la estación a los Gangs). No es necesario reservar con antelación, lo mejor es llegar y caminar por las calles preguntando Guest House por Guest House y verificando el estado de las habitaciones hasta encontrar una que se ajuste a lo que buscáis. La oferta es amplia, así que no tendréis problema en encontrar algo.
      Hasta donde tengo entendido salen bastantes trenes desde la terminal de Gambir en Yakarta hacia Yogyakarta. Yo me tomé un tren nocturno y depende del que escojáis demora entre unas 7.5 a 9 horas en llegar. Un saludo!

  2. Carlos

    Buenas!! estoy leyendo tu blog y me está encantando.

    Te comento, qué tiempo me recomiendas para visitar Prambanan y y resto de templos de la zona como Candi Sari, Ratu Boco y demás? Queremos ir por la tarde y que no se nos eche la noche encima.

    Un saludo.

    1. Sinmapa Autor del artículo

      Hola, Carlos. Muchas gracias por pasarte por mi web! Te recomiendo ir sobre el medio día, para poder recorrer todo con calma y luego quedarte a ver el show, que es realmente increíble! Intenta ir el día en el que realizan el 2º acto del show, porque es el mas completo. Por otro lado, en la agencia de información turística puedes no solo comprar el billete para el show, además reservar el taxi de regreso al centro; porque muchas veces no hay a la salida (que es tarde).
      Un saludo y disfruta de Indonesia!!!

  3. PILAR Y PACO

    Ya le diré a mi mujer que se ponga en contacto contigo. Tu blog le gustará seguro, escribes muy bien. Felicidades
    Este año vamos al Sudeste Asiático y seguro te consulta algo.
    Saludos

    Paco

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *