Sinmapa
Guía de viaje: Bolivia

Guía de viaje: Bolivia

Bolivia a veces pasa desapercibida entre el gran mosaico de países sudamericanos, y el magnetismo de fuertes y consolidados destinos turísticos como son Argentina, Brasil o Perú. El lado positivo de esto es que no hay tantos turistas como en los países limítrofes, lo malo es que millones de viajeros se están perdiendo una de las regiones más diversas, bellas y amigables de la zona. Bolivia posee paisajes fuera de lo común como el gran salar de Uyuni, el surrealista desierto Dalí, la deslumbrante Reserva Nacional de Fauna andina Eduardo Avaroa con sus volcanes, lagunas: roja, verde, negra y blanca; el apoteósico valle de la luna en La Paz y muchos otros atractivos únicos en el mundo.

Guía de viaje: Perú

Guía de viaje: Perú

Histórico, enigmático, cultural y natural, así es Perú. Este país concentra gran parte del legado del poderoso imperio Inca y ha sabido amalgamarlo con las idiosincracias nativas y aquellas impuestas luego por la colonización española dando lugar así a un país con una identidad única y fascinante. Perú también puede presumir de ser el tercer país más grande de Sudamérica y uno de los países con mayor biodiversidad del planeta, con una complejidad geográfica que imprime postales en las retinas de quien visite sus paisajes urbanos o naturales…

Pacaya Samiria: la selva de los espejos

Pacaya Samiria: la selva de los espejos

La Amazonía peruana no es como Australia, donde prácticamente cada bicho que la habita puede matarte, sino que goza de un saludable equilibro entre animales y arbustos letales y plantas medicinales… información que me alivió. Bueno, eso y que Rey, nuestro guía, me garantizó que en el ecolodge tenían los antídotos para casi todo lo que pica, muerde o escupe veneno en la selva. Jugar a ser Frank de la jungla tiene sus riesgos, pero yo no estaba dispuesta a asumir aquellos que implicaban una muerte lenta y dolorosa.

Iquitos: selva y leyendas

Iquitos: selva y leyendas

Yo creía que estaría como Mowgli en el Libro de la Selva: en plena naturaleza, viéndome obligada a cortar ramas para abrirme paso hasta un sitio apropiado donde hacer mis necesidades fisiológicas o trepándome a los árboles para probar el dulce néctar del coco para aliviar la sed (“lo más esencial, lo más vital” diría Baloo). Pero en mis tres largos días a bordo del barco carguero me informé sobre Iquitos y descubrí que es la sexta ciudad más poblada de Perú con casi ¡medio millón de habitantes!

La Amazonía desde mi hamaca

La Amazonía desde mi hamaca

Pienso en la Amazonía y automáticamente mi mente recrea una tupida y muy densa vegetación. Mi imaginación comienza como una película: un plano secuencia de una vista aérea muy idílica de copas de árboles y algún que otro tucán surcando los cielos, luego va avanzando entre las ramas y voy visualizando monos y otros animalillos…. Pero lo cierto es que adentrarme en el “pulmón del planeta” me genera sentimientos contradictorios. No es el destino final lo que me inquieta, sino el camino: ¡¿Tres días a bordo de un barco carguero?!

Guía de viaje: Ecuador

Guía de viaje: Ecuador

Ecuador es uno de los países con mayor biodiversidad en el planeta y tiene la más alta concentración de ríos por kilómetro cuadrado en el mundo. Con estos datos no es de extrañar que su oferta de actividades al aire libre sea inmensa y que su paisaje cambie cada pocos kilómetros, dando la posibilidad al viajero de experimentar toda su pluralidad sin necesidad de aventurarse en grandes desplazamientos. Descubre Ecuador…

Kuelap: una maravilla opacada

Kuelap: una maravilla opacada

Para mi -y me animo a afirmar que para el imaginario colectivo de una gran mayoría*- Perú era sinónimo de Machu Picchu y todo lo demás era anecdótico. No es que los Incas tuvieran un buen consultor de PR, sino que el halo de misterio que se le dio a la ciudadela Inca años más tarde fue la que opacó por completo la riqueza cultural y natural de todo un país y Kuelap es el exponente más claro de esto. Pues os diré alto y claro que Perú no es (solo) Machu Picchu.

Reminiscencias en Trujillo

Reminiscencias en Trujillo

Mientras escudriño un mapa de Perú Lucas me pasa un mate. Yo lo recibo y bebo sin levantar la vista, totalmente enajenada entre lineas y puntos dibujados en el plano junto a nombres que me son familiares. De fondo escucho la conversación de Lucas y Agustín sobre lo largo -y agotador- que será el viaje desde Máncora hasta la que fue en algún momento la capital del Imperio Inca. “Hay que pasar por Lima si o si… y en total ¡son como 45 horas!”, dijo Lucas resignado. Le devolví el mate y pregunté por qué no dividían el viaje en 3 tramos y pasaban así unos días en Trujillo conmigo y luego seguían camino.

Los atardeceres de Máncora

Los atardeceres de Máncora

Los balnearios turísticos nunca han sido mi debilidad. Pero como en toda mentira hay algo de verdad; en todo desarrollo urbanístico forzado, apurado y artificial hay algo de autenticidad; generalmente provista por la madre naturaleza. Hay cosas que el ser humano no puede crear, ni fingir, ni retocar; y me bastaron unas pocas horas para descubrir el verdadero encanto de Máncora.