Sinmapa
Puno y las islas del lago

Puno y las islas del lago

Imagínense poder viajar al pasado y experimentar en primera persona el estilo de vida que tenían algunas comunidades del altiplano siglos atrás. Pues es posible sin necesidad de usar la máquina del tiempo, sólo tienes que acercarte hasta Puno y desde allí recorrer el Lago Titicaca para descubrir tres fantásticas comunidades que viven en islas que son verdaderas cápsulas de tiempo: los uros, los aimara y los quechua.

Guía de viaje: Olón

Guía de viaje: Olón

El pequeño pueblo de Olón se encuentra en la costa del océano Pacífico, muy cerca de la hippie y marchosa ciudad de Montañita. Este pueblo de pescadores es un enclave apacible dentro de la conocida Ruta del Spondylus ya que no sufre la avalancha de turistas de sus vecinas localidades. Su larga y ancha playa de arena blanca, el ritmo tranquilo de la ciudad y el entorno natural lo convierten en un destino perfecto para unos días de playa, surf y relax.

Guía de viaje: Puerto López

Guía de viaje: Puerto López

Puerto López es un tradicional pueblo pesquero a orillas del Océano Pacífico en la costa central de Ecuador, en la provincia de Manabí, y que en los últimos años ha atraído a centenares de turistas por su ubicación privilegiada para observar la ballena jorobada, por su cercanía al Parque Nacional Machalilla y la oportunidad de visitar la llamada “Galápagos de los pobres”: la Isla de la Plata.

Guía de viaje: Otavalo

Guía de viaje: Otavalo

San Luis de Otavalo es una sosegada población al norte de Quito, elevada a 2550msnm en la provincia de Imbabura. La conocida como “capital intercultural de Ecuador” es un buen sitio donde alejarse de la ajetreada capital Ecuatoriana, conectar con la naturaleza antes de seguir camino al norte, rumbo a Colombia o comenzar a descender por el país. Cada vez más viajeros llegan a la ciudad cautivados por las tradiciones ancestrales que aún se mantienen y que los indígenas otavaleños muestran orgullosos, especialmente en el mercado de artesanías que toca su apogeo cada sábado.

Importa el destino, pero también el camino

Importa el destino, pero también el camino

Hay muchas maneras de alcanzar la enigmática ciudadela de Machu Picchu. De la misma manera que hay muchas opciones para alcanzar cualquier meta: por la vía rápida y directa, a través de atajos, de forma muy lenta y pausada o un combo de todas. Yo opté por marear a mi estómago por camino de montaña y luego poner a prueba mis rodillas caminando en paralelo al río sagrado Inca… a contrarreloj y, cada tanto, bajo una llovizna persistente.

Me enamoré de Cusco

Me enamoré de Cusco

Enamorarse de una ciudad produce en el cerebro y en el cuerpo las mismas reacciones que se producen cuando te enamoras de una persona. Esto, claramente, no tiene validez científica ni está sustentado por ningún estudio de eruditos de universidad de renombre. Pero está testado -y confirmado- por mi y mi paso por la capital histórica de Perú. I ♥ Cusco.