Sinmapa

Máncora

Reminiscencias en Trujillo

Reminiscencias en Trujillo

Mientras escudriño un mapa de Perú Lucas me pasa un mate. Yo lo recibo y bebo sin levantar la vista, totalmente enajenada entre lineas y puntos dibujados en el plano junto a nombres que me son familiares. De fondo escucho la conversación de Lucas y Agustín sobre lo largo -y agotador- que será el viaje desde Máncora hasta la que fue en algún momento la capital del Imperio Inca. «Hay que pasar por Lima si o si… y en total ¡son como 45 horas!», dijo Lucas resignado. Le devolví el mate y pregunté por qué no dividían el viaje en 3 tramos y pasaban así unos días en Trujillo conmigo y luego seguían camino.

Los atardeceres de Máncora

Los atardeceres de Máncora

Los balnearios turísticos nunca han sido mi debilidad. Pero como en toda mentira hay algo de verdad; en todo desarrollo urbanístico forzado, apurado y artificial hay algo de autenticidad; generalmente provista por la madre naturaleza. Hay cosas que el ser humano no puede crear, ni fingir, ni retocar; y me bastaron unas pocas horas para descubrir el verdadero encanto de Máncora.