Sinmapa

Córdoba en 48h: qué ver y qué hacer

Cuando hablamos de ciudades con historia y encanto, nunca hay suficiente tiempo para descubrir todo lo que tienen que ofrecer. Pero con una visita bien organizada y los imprescindibles apuntados, podrás conocer la escencia de esta ciudad andaluza -por la que pasaron romanos, árabes y cristianos- sin sentir que te han quedado cosas por ver. Así que toma buena nota para poder sacarle el máximo partido a Córdoba en tu visita de 48 horas.

Mezquita-Catedral

 

Podría decirse que la Mezquita-Catedral es el alma y corazón de la ciudad y en ella se sintetizan años de historia que enseñan la evolución del estilo omeya en España junto a los estilos gótico, renacentista y barroco de la época de construcción cristiana.

La gran Mezquita, que durante una época fue la segunda más grande del mundo, tiene dos zonas diferenciadas: el patio de los naranjos -que antiguamente era el patio de abluciones- y la sala de oración. Esta última es un espacio amplio lleno de columnas y arcadas bicolores –rojos y amarillos- que hechizan a quienes la recorren. El contraste, y a la vez la convivencia, de símbolos musulmanes y cristianos le da una energía especial.

Desde el patio de los naranjos también tendrás acceso a la torre del campanario desde donde podrás obtener unas increíbles panorámicas de la ciudad.

La mejor hora para visitar la Mezquita-Catedral es por la mañana, a primera hora, para evitar grandes aglomeraciones de gente. De lunes a sábado entre las 8.30am y las 9.30am la entrada es gratuita (pero no incluye la subida a la torre, eso se paga aparte y son 3€).

 

La Judería

La Mezquita-Catedral está ubicada en el epicentro de uno de los barrios más pintorescos de la ciudad: La Judería. Con sus callejuelas y callejones, este barrio en el que habitaron los judíos entre los siglos X y XV es otra de las visitas obligadas.

 

Anímate a perderte en el laberinto de estrechas calles y descubre a tu paso la calleja de pañuelos –llamada así porque es muy muy angosta- o por la calleja de las Flores –que debe su nombre a que está adornada con coloridas macetas y flores-. Hay decenas de barecitos, tiendas de todo tipo y muchos rincones de postal. Dedícale tiempo, dobla en cada esquina, mira hacia arriba y hacia abajo… ¡la magia está en todos lados!

 

Puente Romano

A escasos metros de la Mezquita-Catedral se abre una plaza en la que te llamará la atención una enorme y antigual puerta: la “Puerta del Puente”. Tras atravesarla tendrás este puente romano construido en el siglo I frente a ti para que cruces el Guadalquivir.

El puente te lleva directo hasta la Torre de la Calahorra y desde este otro lado del río se puede apreciar el barrio de la judería y el Alcázar en toda su plenitud y si vas al atardecer la postal será mágica.

 

Alcázar de los Reyes Cristianos

Este conjunto arquitectónico, construido en el siglo XIV, es una fortaleza y palacio que en su interior se puede atestiguar la evolución arquitectónica de la ciudad: desde restos romanos y visigodos hasta restos de origen árabe.

A lo largo de la historia se lo ha utilizado con diferentes fines como ser la sede del Santo Oficio durante la inquisición o cárcel en la primera mitad del siglo XIX. Sin lugar a dudas una visita obligada, sobre todo por sus patios y jardines.

 

Los Patios de Córdoba

En el mes de mayo la ciudad se inunda de colores y olores cuando los vecinos abren las puertas de sus casas para enseñar los maravillosos y cuidados patios que estallan en macetas y flores coloridas. Si vas en este quinto mes del año, vivirás este Festival de los Patios Cordobeses, especialmente en la zona del Alcázar Viejo.

Pero, si no puedes visitar la ciudad en mayo, hay algunos patios abiertos todo el año, como el de la calle San Basilio 22 o, en su defecto, puedes visitar el patio de la Asociación de Amigos de los Patios Cordobeses (San Basilio 44) para catar un poquito de esta fiesta floral. Otra opción es visitar el Palacio de Viana, con sus 12 patios, fuentes y jardín, que también te permitirán enamorarte de estos alegres espeacios llenos de vida y color.

 

Plaza de la Corredera

Esta plaza rectangular del siglo XVII está porticada con arcos y antiguamente se utilizaba como plaza de toros o zona de celebración o ejecuciones. Hoy en día está llena de bares y restaurantes que la convierten en el epicentro del tapeo cordobés.

En ella encontrarás también el Mercado de Sánchez Peña donde comprar algún manjar tradicional y local.

 

Templo Romano

No muy lejos de la Plaza de la Corredera te encontrarás con este templo romano en el que aún se conservan en pie algunas columnas y se pueden ver los restos de lo que fue el templo corintio del siglo I.

Otros trozos y fragmentos encontrados en este templo los puedes ver en el Museo Arqueológico y Etnológico de Córdoba.

 

Cuesta del Baílio

Si caminas por la calle Alfaros llegarás a la calle conocida como “Cuesta del Baílio”, una escalinata que formaba parte de las antiguas entradas de la muralla que comunicaba la Ajerquía con la Medina.

Si la subes, llegarás a la Plaza de Capuchinos donde se encuentra el Cristo de los Faroles.

 

Cristo de los Faroles

Tengo que confesar que aunque no soy muy fanáticas de las imágenes religiosas, el Cristo de los Faroles me conquistó.

No sé muy bien por qué, quizá por los ocho faroles que la rodean o por la expresión en sí, pero estuve sentada allí un buen rato.

 

Iglesia de Santa Marina

El rey Fernando III el santo, tras la conquista de Córdoba en 1236, envió a construir varias iglesias para erradicar la influencia islámica.

Uno de los mejores exponentes de estas iglesias fernandinas es la de Santa Marina, ubicada en la Plaza del Conde de Priego, con su rosetón en la fachada y portada lateral izquierda.

 

La gastronomía cordobesa

Ninguna visita a la ciudad estaría completa sin degustar sus platos tradicionales. Y la suerte de los vegetarianos es que, entre sus platos más populares, se encuentran varios que no incluyen nada de carne como las berenjenas con miel o el salmorejo (pedirlo sin el “jamón” por encima, obvio!). Cuando estuve por allí le pedí consejo sobre bares y restaurantes a Claudia del blog “Solo Ida” y ¡sus recomendaciones fueron excepcionales!

Estos son los sitios que he probado:

🍴 Taberna Góngora (calle del Conde de Torres Cabrera, 4)
🍴 Juan Peña (calle del Doctor Fleming, 1)
🍴 Taberna Rafalete (calle Diario de Córdoba, 5)
🍴 Taberna Salinas (calle de Tundidores, 3)
🍴 SOJO Ribera (Paseo de la Ribera, 1) donde obtendrás las mejores vistas al río y al puente romano

Otras cosas para ver en Córdoba si tienes más tiempo:

Museo Julio Romero de Torres, la sinagoga (ubicada en la calle Judíos, es la única de Andalucía), Palacio de la Merced, Torre de Calahorra,  Plaza de las Tendillas, Plaza del Potro, Mercado Victoria, el resto de las Iglesias Fernandinas o –un poco más alejada del centro- el complejo palaciedo de Medina Azahara.

📍Para conocer los precios y horarios de todos los museos y monumentos de Córdoba pincha aquí.

📍 Para información detallada sobre cada monumento, museo, plaza y calle no dejes de consultar la web de Turismo de Córdoba.

¿Dónde dormir en Córdoba?

Para mi gusto, la mejor zona donde alojarse es en pleno barrio de la Judería… y si es frente a la magnífica Mezquita-Catedral mejor aún. El Hotel Hacienda Posada de Vallina está justamente en ese contexto idílico para descubrir la ciudad. El hotel tiene una atmósfera encantadora, con habitaciones privadas (individuales o dobles) súper cómodas y wifi. Lo que me gustaría destacar es el servicio estupendo y la excelente relación calidad-precio.

¿Quieres recibir una vez por semana un email con novedades y un resumen de los últimos posts publicados?
¡Entonces suscríbete al Newsletter!

“Este es un post patrocinado, esto significa que he recibido al menos un producto o servicio mencionado en este artículo de manera gratuita o que he recibido una compensación económica por mencionar la marca. Quiero dejar claro que mis opiniones son 100% independientes y están basadas en mi percepción real sobre el producto o servicio, sin influir la marca en la linea editorial”.

 

4 pensamientos sobre “Córdoba en 48h: qué ver y qué hacer

  1. Maribel (Milyunviajesporelmundo.com)

    Super chulo el reportaje! Nosotros la verdad es que hemos ido por primera vez a Córdoba no hace mucho (aún la teníamos pendiente) y nos dejó totalmente fascinados!

    1. Sinmapa Autor del artículo

      Me pasó lo mismo, Maribel! Tenía pendiente visitar Córdoba desde hacia cientos de años -no soy exagerada ni nada! jejeje- y finalmente pude visitarla con mi mejor amiga hace unas semanas y quedé fascinada! Gracias por pasarte por aquí!

  2. Pedro Reyes

    Me encanta el ambiente que tiene, que parece sacado de películas medievales y es muy bonito. De la gastronomía, probé las berenjenas con miel y la verdad es algo que me sorprendió bastante, ya que no las había probado antes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *